Sitges 2013: Película a película (1)

| 17 octubre, 2013 | 0 Comentarios

Este año no iba a ser menos y la 46ª edición del Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya ofrece más cine del que una mente humana normal puede asimilar en apenas 9 días. Nosotros hemos querido llevar al límite nuestro cerebro y devorar todo lo que se nos ha puesto a tiro. Repasamos, título a título, lo que hemos visto en Sitges 2013.

 

Matriarcado contra patriarcado en el hotel Byzantium.

Matriarcado contra patriarcado en el hotel Byzantium.

GRANDPIANO

Elijah Wood protagoniza ‘Grand Piano’.

GRAND PIANO (INAUGURACIÓN)

La sesión inaugural es una de las más esperadas de los últimos años. Pero no es oro todo lo que reluce. Y aunque es verdad que el tercer largometraje de Eugenio Mira es su mejor película hasta la fecha… tampoco era difícil, teniendo en cuenta sus dos trabajos anteriores, la insufrible y embarazosa The Birthday, por mucho que se empeñara Guillermo del Toro en insistir que si hubiera sido dirigida por un asiático ya estaría considerada una obra maestra, y aquella cosa tan aburrida aunque exquisitamente realizada llamada Agnosia, protagonizada entre otros por José María Aznar… eh, perdón, por el insulso Eduardo Noriega.

No se me escapa que Grand Piano está siendo aplaudida casi unánimemente allí donde se proyecta. ¿Pero hay para tanto? Pues, humildemente, creo que no. Sí, es una película bien ejecutada, con una gran labor de montaje y un  sentido del ritmo que no deja tiempo para aburrirse. Pero, ¡ay!, el ridículo no tarda en hacer acto de presencia. Durante un multitudinario concierto de música clásica, el pianista virtuoso de turno descubre un inquietante mensaje en su partitura, algo así como “falla una sola nota y estás muerto”. La amenaza se hace extensiva a su novia, una actriz de éxito sentada en el palco de honor. El misterioso chantajista se esconde con un fusil con mirilla telescópica en los pisos superiores del gigantesco auditorio. Pero no debe tener mucha vista el tipo, o no le funciona bien el cacharro, porque el pianista se las ingenia para sacar un móvil y empezar a enviar mensajitos cada vez que tiene las manos libres durante el concierto. Eso sin contar sus caprichosas y espontáneas salidas y entradas del escenario en mitad de la actuación.

La verdad es que el cine de suspense, como el de terror, siempre pone a prueba la paciencia del respetable, rozando en muchas ocasiones niveles de tolerancia difícilmente sostenibles. Grand Piano los rebasa con creces. Y eso que el envoltorio es espectacular, homenajeando a Hitchcock, pero sobre todo a Brian De Palma. No en vano la premisa argumental es ridículamente alambicada y el pretendido suspense se prolonga artificialmente hasta dejar indiferente al espectador. Si a eso añades un malo sin sustancia cuyas motivaciones no pasan de esquemáticas y una serie de situaciones caprichosas a cada cual más ridícula, al final yo sólo salvaría la maravillosa partitura original de Víctor Reyes, auténtica estrella del filme, que supera con nota el desafío de unificar las piezas de concierto que ambientan la película con los momentos álgidos que subrayan el devenir de la acción. No es un gran comienzo, pero el festival todavía tiene mucho que ofrecer.

THEWAIT

Jena Malone y Chlöe Sevigny.

THE WAIT

Dos hermanas contemplan impotentes la muerte de su madre tras una larga enfermedad. Acto seguido suena el teléfono y una de ellas cree reconocer la voz de su progenitora al otro lado, anunciándole su inminente regreso dentro de unas pocas horas. La extraña sensación de haber llegado a un punto de no retorno es reforzada con la amenaza de un incendio que se extiende por el hermoso monte en el que tiene lugar la historia. La otra hermana no cree una sola palabra acerca de esa conversación, pero accede a no dar parte de la defunción hasta comprobar si la promesa de la resurrección se hace afectiva. Cine indie hermosamente facturado, con una fotografía preciosista y dos actrices más que solventes, como son Jena Malone y Chlöe Sevigny, al frente del reparto. Eso sí, su intención no es la de entretener, y la espera se hace eterna, sin profundizar demasiado en la psique de estas dos hermanas algo desquiciadas, poniendo en todo momento el acento en una factura más publicitaria que narrativa.

 

Gemma Arterton y Saoirse Ronan.

Gemma Arterton y Saoirse Ronan.

BYZANTIUM

Ah, vampiros de verdad. Mejor aún, vampiresas de verdad. Y si una de ellas es esa especie de Sophia Loren anglosajona que es Gemma Arterton, pues miel sobre hojuelas. Pero es que la cosa mejora todavía más porque se trata del regreso de Neil Jordan a un género, el fantástico, con el que siempre nos ha dado alguna alegría, ya fuera con En compañía de lobos o con la posterior Entrevista con un vampiro.

Una mujer se refugia con su hija en un pueblo costero venido a menos, montando improvisadamente una suerte de prostíbulo en el piso de un pringadete abrumado por la belleza e iniciativa de la madre coraje, dispuesta a hacer todo lo que haga falta por mantenerse con vida y lejos de sus misteriosos perseguidores.

En las primeras escenas descubrimos el secreto que ambas ocultan: son inmortales y necesitan beber sangre para vivir. La madre es práctica, una superviviente con mucho sufrimiento a sus espaldas. Su hija, una eterna adolescente, intenta vivir más acorde a ciertos principios morales, intentando equilibrar la balanza de su anormal existencia con un vampirisimo de trasfondo piadoso.

Alternando dos líneas temporales, la del pasado, en el que se revela poco a poco el dramático origen de ambas, y la del presente, con romance adolescente, una sana dosis de humor y una trama de suspense donde la posibilidad de verse descubiertas se va haciendo cada vez mayor, se pasan volando las casi dos horas de esta delicia, sin duda una de las joyas de la Sección Oficial de Sitges 2013.

THE COLONY

Un fotograma de la película 'The Colony', aquí bautizada como 'Colonia V'.

Un fotograma de la película ‘The Colony’, aquí bautizada como ‘Colonia V’.

Lo peor que se puede decir de esta serie B es que es un producto. Lo mejor es que no aburre. Dos grandes problemas: el desfile de tópicos y el protagonista, Kevin Zegers, un guapito soseras incapaz de aportar la mínima intensidad que necesita esta historia postapocalíptica en la que el ser humano, tras intentar controlar el clima con la tecnología, ha provocado una glaciación que obliga a los pocos habitantes que todavía pueblan el planeta a refugiarse bajo tierra en las denominadas colonias.

Por si fuera poco, un misterioso virus que convierte a sus víctimas en algo así como bestias rabiosas, se está propagando poco a poco, poniendo en peligro la supervivencia de la raza humana. Persistentes ecos a La cosa, de John Carpenter, y Aliens, de James Cameron, nos recuerdan una vez más eso de que tener buenas referencias no siempre es garantía de éxito.

No te pierdas la siguiente entrega.

Tags: , , , , , , , , , , ,

Category: Reportajes, Sin categoría

Deja un comentario