‘Smash’, otra serie de la factoría Spielberg: Me quedo a verla

| 13 mayo, 2012 | 1 Comentario

Después de la traumática experiencia que significó ver Falling skies (¡qué sosería, madre!) y de la cancelación de Terra Nova tras su primera temporada, tenemos que confesar que nos daba un poco de miedo ver Smash, serie salida también de la factoría Spielberg. Pero los dos primeros episodios nos han quitado la aprensión. También podría suceder lo mismo que ocurrió con Terra Nova, que, después de un esperanzador piloto, nos hundió en los abismos del tedio, pero en este caso vamos a dejarnos contagiar del entusiasmo por el teatro que se respira en el inicio de Smash, una de las grandes apuestas del nuevo canal de pago AXN White. La serie puede verse en esta cadena, que sustituye a Sony TV y que está presente en Canal +, Imagenio, R, Orange TV, ONO y Euskaltel, todos los sábados, a las 21.00 horas.

El mundillo de los musicales de Broadway es el escenario de Smash, un drama musical (no esperen la juvenil alegría de Glee) que narra el emocional proceso de creación de un musical basado en la vida de Marilyn Monroe y escrito por dos compositores de éxito: Tom, interpretado por el actor Christian Borle (nominado a un premio Tony por el musical Legally Blonde: The Musical) y Julia, incorporada por Debra Messing, ganadora de un premio Emmy por la serie Will y Grace. El papel de Marilyn se lo disputan en la serie Karen, una actriz joven, inexperta y con hambre de gloria, llegada a la gran ciudad desde un pueblo perdido, y una veterana de la escena, Ivy Lynn, decidida a salir del coro y conseguir un papel protagonista que le dé el éxito. Estos dos personajes son interpretados, respectivamente, por Katharine McPhee, salida del concurso American Idol, y Megan Hilty, curtida en musicales como 9 to 5: The Musical o Wicked.

El brillante mundo del espectáculo, incluidos sus enormes egos, sus rivalidades, su emoción y su pasión, están presentes en esta serie que cuenta también con la participación de Angélica Huston (La familia Adams), en el papel de la productora Eileen Rand, y Jack Davenport (Flashforward, Piratas del Caribe), como el director y coreógrafo de la obra que se pretende montar en la serie. Todos los personajes están íntimamente conectados por la pasión -muchas veces creadora, pero también a veces destructiva-, por el showbusines. Esa pasión y el dinero bien invertido en Smash son, sin duda, lo mejor de esta serie. Y es que, se diga lo que se diga, al showbusiness hay que inyectarle mucho dinero para que brille. Por eso, en EE.UU. el negocio -ya sea en su versión cinematográfica, televisiva o teatral- florece, mientras en España, donde no hay dinero o no se quiere invertir, languidece. Allí el talento se paga. Aquí no se abona ni el trabajo.

La serie muestra también las vidas íntimas de estos personajes, y ese es precisamente el punto más débil de la serie. Spielberg vuelve a introducir uno de los elementos recurrentes en sus producciones, la familia, encarnada en Smash por Julia, su marido y su hijo adolescente, inmersos en el proceso de adopción de una niña en China. Por lo demás, confieso mi intención de seguir dejándome seducir por los montajes de los números musicales, las coreografías y la música, lo mejor de los dos primeros episodios, en los que sonaron los temas originales Never Give All the Heart, The National Pastime, Let Me Be Your Star y los covers  Over the Rainbow, de El mago de Oz; I Wanna Be Loved by You, cantada por Marilyn Monroe en la inolvidable Con faldas y a lo loco; Beautiful de Christina Aguilera, el Call Me de Blondie o The 20th Century Fox Mambo. Y además, en el episodio 11 sale Uma Thurman, así que me quedaré a verlo.

Tags: , , , , , , , , , , ,

Category: Galerías, Series

Comentarios (1)

Trackback URL | Comentarios RSS Feed

  1. cariolita dice:

    La escena de la protagonista cantando beautifull se roba todos los suspiros !!

Deja un comentario