Lo mejor de Eva: Tensión sexual mal resuelta

| 8 febrero, 2012 | 0 Comentarios

Fotograma de Lo mejor de Eva

Fotograma de Lo mejor de Eva

 

Tras siete años sin estrenar largometraje, Mariano Barroso (Hormigas en la boca, Los lobos de Washington, Éxtasis) regresa a la gran pantalla con este thriller erótico-judicial.

Leonor Watling y Miguel Ángel Silvestre

Leonor Watling y Miguel Ángel Silvestre

Eva (Leonor Watling) es una jueza implacable sin apenas vida social que arrastra un trauma familiar del pasado que condiciona su modo de actuar. El caso de una bailarina asesinada la pone en contacto con Rocco (Miguel Ángel Silvestre), un gigoló que está dispuesto a testificar contra el autor del crimen. Lo que empieza como una estricta relación profesional se convierte en un peligroso juego de seducción que dará un vuelco a la vida de la protagonista.

Lo mejor de Eva parte de esta trillada premisa argumental, cuyo desarrollo resulta tan previsible como hacía presagiar. Encorsetado en las reglas del género y, sobre todo, por las exigencias de una futura emisión televisiva -produce Telecinco Cinema-, el último trabajo de Barroso se enfrenta a un doble impedimento. Como

Leonor Watling y Miguel Ángel Silvestre

Leonor Watling y Miguel Ángel Silvestre en Lo mejor de Eva

intriga sólo funciona a medias, debido a que sus quiebros se ven venir de lejos, salvo el último giro, que cojea por justo lo contrario: es demasiado imprevisible y se resuelve de manera muy precipitada.

El segundo problema viene por la obligada cuota de escenas eróticas. Aunque la tensión sexual entre los personajes de Leonor Watling y Miguel Ángel Silvestre se presenta como el plato fuerte de la función, ésta estalla muy tarde y sin cumplir las expectativas creadas anteriormente. Más incómodos que sugerentes, los encuentros sexuales entre la jueza y el gigoló están rodados con la desgana de aquel que parece limitarse a cumplir con lo que pone en el contrato.

Miguel Ángel Silvestre en una imagen de Lo mejor de Eva

Miguel Ángel Silvestre en una imagen de Lo mejor de Eva

El casting es irreprochable. Tanto Watling, en su papel de frágil mujer dura, como Silvestre, como un chulo sin escrúpulos, encajan perfectamente en unos personajes arquetípicos, aunque a veces algunos diálogos y situaciones les pongan las cosas difíciles para sacar adelante su trabajo. Leonor lo tiene más complicado, con un rol del que se explicitan demasiado sus motivaciones psicológicas, ya sea a través de la voz en off o de unos desacertados flash-backs explicativos más típicos de Melrose Place que de un filme de género. Es en los momentos en que su personaje se muestra en la soledad del corredor de fondo donde Watling parece más cómoda.

En definitiva, Mariano Barroso ha fabricado un producto que se acomoda más al prime time televisivo que a la oscuridad de una sala de cine.

 

Tags: , , ,

Category: Series

Deja un comentario