‘Homeland’ 3: ¿Y esto es todo, amigos?

| 4 octubre, 2013 | 0 Comentarios

¿Dónde está Nicholas Brody?

¿Dónde está Nicholas Brody?

Algún lecto-espectador avispado se habrá dado cuenta de que voy a rebufo. Sí, es verdad. Pero es que hace tiempo que no encuentro una serie que me apasione (desgraciadamente, no he seguido Breaking Bad por razones emocionales que no vienen al caso, he persistido en este error y me he perdido uno de los finales más intensos de la historia de la televisión) y tampoco me gusta instalarme permanentemente en la crítica destructiva. Y esta semana me he estado debatiendo entre criticar o estar calladita.

Sin embargo, a veces hay que dar malas noticias, y la de esta semana es Homeland. Anoche Fox forzó máquinas para ofrecer la versión dual de la serie, un éxito en Norteamérica, cuatro días después de su estreno en Estados Unidos. Habrá que esperar (vete a saber por qué) hasta las 01:25 h. de la madrugada del domingo 6 al lunes 7, después de los estrenos de la décima temporada de Anatomía de Grey y la tercera de Revenge, para ver, en versión original, el primer episodio de la serie protagonizada por Claire Danes. El mismo que anoche se vio en dual, en prime time, a las 22.20 h. en Fox.

Multipremiada y aclamada por crítica y público, es una serie con destellos, plagada de giros y contragiros sorprendentes, aunque en ocasiones también se estanque y se niegue a avanzar. Sin embargo, el tema del terrorismo islamista y las cuestiones de seguridad nacional son asuntos sensibles para el público estadounidense, y aquí en Europa, donde también hemos tenido lo nuestro, lo entendemos perfectamente. Lo que ya no es de recibo es que el primer episodio de la tercera temporada de Homeland sea tan soporífero y vacuo.

Una cosa sí nos quedó clara: van a por la rubia. ¡Cómo para que no nos quedara claro si es la única idea que transmitió el episodio! Las investigaciones por el atentado contra las instalaciones de la CIA, en el que murieron decenas y decenas de personas, y con el que se puso fin de forma dramática y climática a la segunda temporada, han comenzado, y la CIA pretende convertir a la agente Carrie Mathison en el chivo expiatorio. ¡Eso es lo único que nos contaron en más de 50 minutos!

Mientras, Saul (Mandy Patinkin), el jefe directo de Carrie y ahora mandamás en la agencia, sigue llorando sobre el hombro de todo el que se preste o pase cerca de él. Y el congresista y ex marine Nicholas Brody (Damian Lewis), ahora traidor a su patria, se ha convertido en fugitivo. Está en fuga hasta para los guionistas, que deben desconocer su paradero, porque no nos permitieron que le viéramos el pelo. Aunque creo que eso último va a ser difícil, porque Brody se lo ha rapado para huir con más comodidad.

¿Nos dejaron con el alma encogida al final de la segunda temporada y pretenden que nos conformemos con las migajas de este primer episodio? ¿Durante las vacaciones no les ha dado tiempo a los guionistas a imaginar qué pasará con el fugitivo Brody? ¿Saben qué quieren contar en la tercera temporada? Si lo más interesante que pueden ofrecernos son los conflictos desatados en una CIA descabezada, cuya labor se cuestiona, y el sacrificio de la agente Mathison, una genio bipolar e incomprendida de los servicios de Inteligencia, que vayan parando máquinas, que yo me apeo de la serie. Bueno, como no quiero parecer negativa y tengo mucho vicio televisivo, me quedaré a ver el segundo capítulo.

P.D.: Por cierto, esta semana también vi el primer episodio de Banshee, que cuenta entre sus productores con Alan Ball. Desde luego, no parece tan desafiante como True Blood o tan refrescante como A dos metros bajo tierra, pero voy a darle una oportunidad al ex convicto metido a sheriff que encarna el actor Anthony Starr. La serie puede verse todos los miércoles, a las 21:30 h., en Canal+. Para que luego digan que soy negativa.

Tags: , , , , , , , ,

Category: Homeland, Series

Deja un comentario