Once, 12 y XIII. La serie.

| 19 diciembre, 2011 | 0 Comentarios

¿Os acordáis de la miniserie de 2008 sobre un agente súper especial y súper secreto al que en principio sólo se le conocía como XIII? Pues cambiando a Stephen Dorff por el irlandés ex novio de Charlize Theron Stuart Townsend con la siempre útil excusa de la cirugía plástica, la nueva serie que esta noche estrena AXN es la continuación de la historia.

XIIIPara ponernos en situación, después del asesinato de la presidenta de EE.UU., Sally Sheridan, encuentran a un tipo sin memoria alguna de su pasado y con un tatuaje con el trece en números romanos. Tras muchas aventuras y desventuras, de tenernos dudando si XIII fue el que disparó o no, de varias conspiraciones y contraconspiraciones, descubrimos que es el hermanode la fallecida, Wally Sheridan, recientemente ganador de las elecciones, el número I: el cabecilla de toda la serie de agentes con números tatuados y quien está detrás del atentado contra su propia hermana.

Pero mientras todo eso se aclaraba y volvía a enturbiarse, XIII consigue enterarse de que, en teoría, su nombre real es Ross Tanner, que su esposa y su hija murieron durante un atentado con gas sarín en Chicago y que por eso se ofreció voluntario para formar parte de este equipo de números romanos. Fue entonces cuando le hicieron la cirugía -por primera vez, hemos de suponer- para que pudiera hacerse pasar por un tipo llamado Steven Rowland e infiltrarse dentro de una banda de fascistas que planeaba atacar al gobierno de EE.UU. El problema es que nada de esto es tampoco la verdad. Pobre XIII.

La nueva serie arranca con XIII encerrado en una prisión rumana como premio por sus valerosos esfuerzos. Pero tranquilos, que esto no va a ser Prison Break 2 y ½: pronto lo tendremos danzando por las calles del nuevo continente, con una tarjeta de memoria con algo que tanto el nuevo presidente como el retirado Sheridan codician, seguido por múltiples asesinos y sin tener muy claro en quién puede confiar. Lo de siempre, vamos.

Tags: , ,

Category: Blog de Lauretta

Deja un comentario