La realidad siempre supera la ficción en Discovery Channel y National Geographic

| 3 marzo, 2012 | 0 Comentarios

Lo he vuelto a hacer. Lo sé, desaparecí, pero es que me abdujeron los canales de documentales. Una se entera de que hay un Discovery Max y allá que va, a ver qué es lo que hay. Curiosidad sana. Y se engancha, que no serán de ficción pero al fin y al cabo también son series… ¿Cuela?

Pesca Radical en Discovery Max

Pesca Radical en Discovery Max

 

La cosa es que (ya que estoy, pienso contar la batallita al completo) una vez capturada era incapaz de soltarme. Mi mano zapeaba de canal en canal sin pasar por los intermedios: National Geographic, Discovery Channel, National Geographic, Discovery Max, Discovery Channel, leñe-el-chisme-no-ha-pillado-bien-el-número-y-me-manda-a-Telecinco, huye, ¡¡¡huye!!! Y así. Ahora puedo dar muchísima conversación sobre batallas de la II Guerra Mundial, catástrofes aéreas, pesca en Alaska y entrenamiento de soldaditos. Lo de aprender técnicas de supervivencia lo llevo peor, porque he decidido que si hay que comerse esas cosas repugnantes y viscosas, trepar por cuerdas a pulso  o dormir en cabañitas en lo alto de un árbol con el vértigo que tengo, mis probabilidades son ínfimas. Si tengo que sufrir un accidente aéreo y quedarme atrapada en una isla, yo prefiero al estilo pasajero extra de Perdidos, que dejas que los cuatro que mangonean vayan a por cosas de comer y tú ale, a tomar el sol en la playita.

También he aprendido qué se puede llevar y qué no si viajas a Australia. Nada de comer. Nada vivo. Nada de plantas ni de animal. Nada orgánico. En resumen: nada de jamón serrano al vacío para una urgencia. Menudo plan.

Lo que no me ha quedado nada claro es qué hacer si te ataca un tiburón o un león. Seguro que hay más bichos que atacan, pero de esos he visto mordiscos hasta hartarme. En uno dijeron que como las orcas van a por la cola del bicho de los dientes marino, uno se salvó porque agarró al pececito por ahí y le dio un susto de muerte. No me convence el sistema del todo, la verdad. Los Cazadores de mitos probaron lo de meterle el dedo en el ojo, pero por lo visto tu mitad inferior tiene que estar bastante dentro de la boca para llegar. Sigue sin parecerme una opción interesante. Mejor no jugar con tiburones.

Tags: , , ,

Category: Blog de Lauretta

Deja un comentario