Sitges 2013: Película a película (3)

| 17 octubre, 2013 | 0 Comentarios

Dejamos atrás un primer día memorable y comenzamos el segundo, repleto de contrastes… De Eli Roth a Johnie To, pasando por un anime en tres dimensiones…

Un instante de la extensa y festiva presentación de 'The Zero Theorem' con Terry Gilliam.

Un instante de la extensa y festiva presentación de ‘The Zero Theorem’ con Terry Gilliam.

 

'The Zero Theorem', de Terry Gilliam.

‘The Zero Theorem’, de Terry Gilliam.

THE ZERO THEOREM

Y llegó Terry Gilliam y venció. Se subió al escenario del Auditori, conquistó a la audiencia con su sentido del humor, desparpajo e inteligencia y demostró que, aunque se haya quedado algo desfasado por este mundo del cine conquistado por las nuevas tecnologías, sigue teniendo algo que decir, aunque en muchos pasajes se repita.

Eso es más o menos su The Zero Theorem, un intento de darnos su visión del mundo actual, globalizado e interconectado. Un mundo visto a través de sus ojos, con su habitual y arrolladora personalidad, pesimista, repleta de humor negro y poniendo el acento en una dirección artística deslumbrante. Ayudado, además, por un como siempre excelente Christopher Waltz, que retoma en cierto modo el personaje de Sam Lowry en la legendaria Brazil, un hombre que vive para un trabajo absurdo e incomprensible, mangoneado por sus superiores y agarrado a una esperanza que jamás podrá hacerse realidad.

La reflexión de Gilliam es clara: es cada vez más imposible desconectarse en este mundo, de tener un universo propio y descontaminado de influencias externas. Y de la misma manera que Cronenberg en su magistral Cosmópolis nos alertaba de la imposibilidad de querer saberlo y descifrarlo todo, Gilliam, sin decantarse ni mucho menos por ninguna confesión religiosa, nos alerta que eso solo nos lleva al puro materialismo.

 

Uno de los espectaculares tiroteos de 'Drug War'.

Uno de los espectaculares tiroteos de ‘Drug War’.

DRUG WAR

La primera entrega de Johnie To deja buen sabor de boca, y eso a pesar de su más bien conservador y trasnochado mensaje acerca del tratamiento que debe dar la ley a los narcotraficantes. Pero dejando a un lado eso, lo que nos queda es un absorbente espectáculo, uno de esos thrillers como solo sabe hacer el director de The Mission. Dos tiroteos memorables aportan acción a una sorprendente trama de investigación policial que busca descabezar una intrincada red de narcotraficantes. Muy recomendable.

 

'The Jungle', del australiano Andrew Traucki.

‘The Jungle’, del australiano Andrew Traucki.

THE JUNGLE

Ay… Found Footage bajo mínimos para completar la trilogía de los depredadores formada por Crocodile Black ReefAndrew Traucki dirige, como siempre, con el presupuesto justo. Un experto en felinos viaja a Indonesia en busca de un especimen muy raro de leopardo en peligro de extinción. Por supuesto, la jungla en la que se interna junto a su cámara y un par de guías encierra leyendas sobre bestias humanas que acabarán por hacer dudar al grupo si lo que están persiguiendo es realmente un leopardo o un ser sobrenatural. Sea lo que sea, el problema es que pronto esa criatura es la que acaba por perseguirlos a ellos.

Lástima que de los 84 minutos de metraje, casi 80 sólo sirvan para dejarnos los ojos buscando algo interesante que ver entre la espesura. A uno acaba por ponérsele cara de gilipollas y todo empieza a parecerle una tomadura de pelo, algo más que habitual en este subgénero. Ahora bien, el momento en el que por fin descubrimos qué es lo que acecha al grupo de incautos de turno es el más logrado del filme por su sencillez y efectividad. No todo iba a ser malo.

 

Andy Lau y Sammi Cheng, protagonistas de 'Blind Detective'.

Andy Lau y Sammi Cheng, protagonistas de ‘Blind Detective’.

BLIND DETECTIVE

Johnie To, Juanito para los amigos, es un artesano todoterreno que se ha ganado un merecido prestigio internacional gracias a sus magníficos trabajos dentro del cine negro made in Hong Kong, con joyas como VengeanceBreaking News o Election, entre su extensa filmografía.

Este año, Sitges, al igual que con el incombustible Takashi Miike, tiene dos títulos programados, y el segundo es una amalgama de géneros que se deja ver con agrado, pero nunca termina de resultar satisfactoria. Quizá por su tendencia al exceso y por moverse de un género a otro sin ton ni son, aunque apuesta claramente por la comedia policiaca.

El problema es que pasa de la comedia elegante a la patochada sin previo aviso, del melodrama desatado a la intriga ligera, del romance clásico a la horterada más actual, combinando la sugerencia con lo más explícito… una comedia de intriga a la que le sobra metraje, violencia y subtramas a costa de un brillante detective ciego que acepta el requerimiento de una atractiva e inexperta policía obsesionada por encontrar a una niña a la que conoció, desaparecida años atrás.

Eso sí, es innegable la química entre el bueno de Andy Lau, que menudo festín se debe haber dado durante el rodaje, comiendo y bebiendo más que Brad Pitt en toda su carrera, y la divertidísima Sammi Cheng, actriz a la que hemos visto en anteriores trabajo del maestro asiático. Sólo por verles en acción a los dos juntos ya vale la pena pasar casi dos horas y diez minutos en su compañía, pero uno no puede quitarse de encima una sensación de decepción, más aún al tratarse de una película de nuestro querido Juanito.

No te pierdas la siguiente entrega.

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Reportajes

Deja un comentario