Sitges 2013: Película a película (17)

| 18 noviembre, 2013 | 0 Comentarios

Nuestra penúltima entrega viene cargadita de emociones fuertes: Found footage por partida triple, horripilantes cintas VHS, sectas, alienígenas, zombis, fantasmas, experimentos del gobierno y un interminable tiroteo en una escuela servido por un Takashi Miike tan políticamente incorrecto como cabría esperar.

The Sacrament, la brillante clausura de Sitges 2013.

The Sacrament, la brillante clausura de Sitges 2013.

Hola, ¿quieres ser mi amigo?

Hola, ¿quieres ser mi amigo?

V/H/S/2

Era inevitable, el formato low cost invita a ello y la tercera parte ya está en marcha, por si había alguna duda al respecto. Esta primera secuela de V/H/S, aunque resulta más satisfactoria, sigue siendo irregular como casi todo film de segmentos que se precie. Siempre los hay mejores y peores, aunque el que los hilvana a todos está vez resulta mejor llevado que el de su predecesora: Una pareja de investigadores que sigue el rastro de un adolescente desaparecido descubre una serie de grabaciones presentadas por el muchacho, en las cuales experimenta progresivamente los efectos secundarios derivados del visionado de un puñado de indeseables cintas VHS.

La primera es una grabación hecha por una minúscula cámara instalada en el ojo de un paciente tras una cirugía de vanguardia. El problema es que lo que ese ojo y esa cámara ven más allá de la realidad tangible, y media docena de espíritus hacen acto de presencia alrededor de la cobaya humana de turno. Una premisa manida y un desarrollo algo forzado convierten el resultado en la peor entrega de la colección.

Aunque al final riza el rizo y pierde el norte, la segunda historia resulta bastante simpática, presentándonos a un ciclista con una cámara ajustada en su casco que acaba registrando los estragos de una epidemia zombi durante su habitual paseo por el parque.

El tercer episodio es el mejor de todos, firmado en colaboración por Gareth Evans, director de la memorable The Raid, y sigue los pasos de un equipo de televisión que visita las  lujosas instalaciones de una secta donde todo es paz y armonía… hasta que descubrimos sus intentos por traer a nuestro mundo al mismísimo diablo.

La cuarta cinta registra el frenético ataque de un grupo de extraterrestres a una casa junto a un lago donde hasta ese momento un grupo de adolescentes sólo tenían que lidiar con sus altibajos hormonales. La cosa se convierte repentinamente en una desesperada persecución por tierra, agua… y aire.

En pocas palabras: Sana e inofensiva diversión.

Reconstruyendo un misterio.

Reconstruyendo un misterio.

THE DYATLOV PASS INCIDENT

Hace casi dos lustros que la estrella de Renny Harlin se apagó en Hollywood, hoy relegado a producciones de serie B como la infame Cleaner (vista en Sitges 2007) o la inminente Hercules: The Legend Begins, y trabajos esporádicos en televisión. Al primer grupo pertenece este found footage al que no le negaremos eficacia a la hora de mantenernos interesados gracias a una trama que, por lo menos, intenta sorprender.

La película parte de un suceso real acontecido en 1959 en Rusia, en el que 9 montañeros aparecieron muertos en circunstancias inexplicables. La ficción comienza 53 años después, cuando dos estudiantes norteamericanos realizan un documental sobre la historia y organizan una expedición a la zona, en compañía de una pertiguista bastante maciza y dos intrépidos aventureros. La idea es intentar dar con la clave del misterio, y ya de camino al fatídico lugar, descubren que están siendo acechados por lo que parecen ser militares, dando la razón a algunas de las más atrevidas teorías conspiranoicas sobre el suceso original, que también especulan con criaturas mitológicas y alienígenas.

El conjunto es mejor de lo esperado: el desenlace invita a que el espectador ponga en funcionamiento su cerebro, permitiendo tanto una interpretación en clave folclórica como científica. Por su parte, los actores raspan el aprobado y la realización es más que digna… al menos hasta que se producen las últimas revelaciones. Pero el mayor mérito está en el guión, que aunque algo confuso en sus conclusiones, se atreve con algunas ideas de ciencia ficción bastante apetitosas que, sin ser nuevas, le dan al film una resolución inesperada, aunque insinuada en la primera media hora de narración. Lo peor, sin embargo, también está en ese movimiento final, con la aparición de ciertas criaturas pésimamente diseñadas y recreadas con unos cochambrosos efectos visuales digitales en una escena de terror bastante forzada.

Dios nos libre de los iluminados.

Dios nos libre de los iluminados.

THE SACRAMENT (CLAUSURA)

The Sacrament es una película inquietante con todas las letras. Retrata un horror real y, aunque cuenta con una banda sonora fuera de lugar que resta impacto al conjunto, la película evita cualquier otro efectismo. Perturba al espectador, como de costumbre en el cine de Ti West, a base de construir atmósfera (si no habéis visto The House of the Devil ya estáis tardando).

Llegamos con un equipo de televisión a las instalaciones de una comunidad religiosa. Uno de los visitantes tiene a su hermana felizmente instalada allí desde hace unos meses, sentimiento que al parecer comparten otros miembros, expresándolo abiertamente en diversas entrevistas. El carismático líder de la presunta secta también se pone delante de la cámara, pero esquiva las preguntas más incisivas y controla la situación en todo momento.  Poco después, durante una velada festiva en la que todo parece tan idílico como nos lo han vendido, una niñita entrega a los recién llegados un trozo de papel con un mensaje muy claro: Ayúdanos. El mal rollo está servido.

Inspirada en la tragedia de Jonestown, acaecida en 1978, y que se saldó con 918 muertos, la película recrea unas circunstancias similares pero a menor escala. West nunca carga las tintas, simplemente describe el mal que somos capaces de hacer a nuestros semejantes. Sin profusión de gore, sin resultar demasiado explícito, aunque con la suficiente crudeza para dejarnos mal cuerpo, The Sacrament es cine de terror, a fin de cuentas. Conciso y directo a la yugular. Y por muy discutida que haya sido por algunos, una clausura idónea y brillante para un festival cuyo leit motiv ha sido, a fin de cuentas, el mal.

Este profesor no va dejar que nadie salga de su colegio... vivo.

Este profesor no va dejar que nadie salga de su colegio… vivo.

LESSON OF THE EVIL

Adaptación de una novela de Yûsuke Kishi, este thriller completó una doble sesión matinal absolutamente deprimente precedida por The Sacrament. Sumando el body count de ambas películas podríamos decir que asistimos al asesinato de unas 200 personas. Y yo diría no nos perdimos ni uno de ellos. No quiero decir con esto que las dos películas me disgustasen cinematográficamente hablando. No. Pero menuda manera de empezar un sábado.

Exquisitamente realizada, Lesson of the Evil es el segundo largometraje de Takashi Miike proyectado en Sitges 2013 tras la inferior Shield of Straw, y desde luego no es su último trabajo hasta la fecha (tiene dos películas por llegar, una completada y la otra en preproducción… qué tío). Y en ella, nos guste o no, nos metemos en la cabeza de un psicópata con la apariencia de un profesor extremadamente popular entre sus alumnos, entre otras cosas por su juventud y por su belleza.

No satisfecho con martirizar a algunos de ellos y beneficiarse sexualmente a otros, pone en marcha un plan que culmina en una matanza que el film describe con pelos y señales a lo largo de más de 40 minutos de carnicería perpetrada, principalmente, con armas de fuego.

El film es tan perverso como entretenido, aunque el último acto acaba resultando un tanto repetitivo, algo que alivia un epílogo descacharrante en la tradición del mejor Miike. Un plato no del gusto de todo el mundo, sin duda, que presentó el propio director de la cinta con su habitual educación y moderación, algo sorprendentemente ajeno al espíritu libre y arrollador que destila su ya ingente obra cinematográfica.

No te pierdas la siguiente y última entrega.

Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Reportajes

Deja un comentario