Sitges 2013: Película a película (14)

| 4 noviembre, 2013 | 0 Comentarios

De imitadores, de gladiadoras, de filósofos… y endemoniados. Sitges todoterreno.

Esto huele a Grindhouse.

Esto huele a Grindhouse.

Dermot Mulroney es 'The Rambler'.

Dermot Mulroney es ‘The Rambler’.

THE RAMBLER

Supongo que el señor Calvin Reeder, guionista y director de The Rambler, sabrá que no es David Lynch. Y por mucho que se esfuerce, si es que algún día logra parecérsele, nunca lo será. Digo esto porque este intento de película inclasificable, a medio camino entre la road movie de toda la vida, la comedia surrealista y el cine de terror experimental, acaba por ser una de esas experiencias dañinas para todo bicho viviente. Ya estés implicado en la producción o seas un voluntarioso espectador que has puesto toda la paciencia del mundo a lo largo de sus casi interminables 100 minutos de proyección.

Tras averiguar que Reeder había tomado la premisa de un corto suyo filmado en 2008, uno puede sacar conclusiones acerca de la errática narración de este largometraje, pero lo importante es que aquí todo se reduce a dar gato por liebre, a intentar convencernos que su escasez de ideas está justificada porque el tipo es un artista libre que nos quiere sumergir en la más oscura y sórdida Norteamérica, al seguirle los pasos a un ex convicto que se echa a la carretera para buscarse una nueva vida. Si me lo permitís, y tenéis tres horas libres, os recomiendo otra road movieUn hombre de suerte, que nos cuenta algo parecido y lo hace mucho mejor, sorprendiendo, divirtiendo e inquietando a partes iguales.

Zoe Bell en plena faena.

Zoe Bell en plena faena.

RAZE

No podía faltar algún que otro guilty pleasure en esta edición, y me uno a una audiencia de emergente complicidad a pesar de ser un jueves por la mañana. No es para menos, tratándose de un exploitation de peleas femeninas clandestinas. Ellas han sido secuestradas, extorsionadas y obligadas a convertirse en gladiadoras del siglo XXI que, sin armas y con las manos desnudas, han de superar un combate tras otro si quieren recuperar su libertad o garantizar la seguridad de sus seres queridosLa película, a pesar de ser lo que es, respira un aire de pretenciosidad que aumenta el morbo y la diversión.

Zoe Bell, especialista de cine convertida en estrella de la serie B gracias a Quentin Tarantino, lidera un reparto en el que también aparecen otras de sus compañeras de reparto en Death Proof, como Tracie Thoms o una Rosario Dawson en un cameo breve pero espectacular. Y no hay que olvidarse de la presencia de otra indispensable de las mujeres de acción de hoy en día como es Rachel Nichols, a la que hemos visto en la primera entrega de G.I. Joe o el reciente remake de Conan, sin olvidarnos de la serie de ciencia ficción Continuum. Ojalá se les hubiera sumado la tremenda Gina Carano para que la experiencia hubiese sido una verdadera fiesta. Nos quedamos con  las ganas, pero al menos nos hemos divertido un rato.

15-M en un búnker.

15-M en un búnker.

THE PHILOSOPHERS

Menuda oportunidad perdida la de este ensayo cinematográfico sobre la juventud del siglo XXI, que poco a poco se nos va revelando como una caprichosa apología de las minorías frente a los dictados del mundo globalizado de hoy en día. Yo me sumo a esa reflexión, pero siempre que pueda plantearse de manera más ingeniosa, como es el caso de Bienvenidos al fin del mundo (The World’s End), vista también en Sitges 2013.

En una escuela internacional sita en Yakarta, un profesor convoca a sus 20 estudiantes más destacados para hacer un ejercicio decisivo a la hora de ponerles la nota final. Asumiendo una hipotética catástrofe global, la idea es que ellos mismos seleccionen a los 10 individuos más aptos para habitar un refugio con plazas muy limitadas. Su cometido sería perpetuar la especie y diseñar, durante el tiempo de reclusión voluntaria en ese recinto, un mundo mejor.

El punto de partido es atractivo, y la estructura de la película también, recreando diferentes escenarios del fin del mundo y distintas combinaciones de grupos supervivientes. Pero los problemas pronto aparecen en forma de un reparto de yogurines, actores en su mayoría bastante endebles, y una serie de condiciones impuestas en cada uno de los ejercicios a cada cual más caprichosa y tramposa, con lo que The Philosophers degenera en una soberana tontería a medida que va insistiendo en su mensaje pro minorías. Vaya desperdicio.

El reparto de 'Gallows Hill'.

El reparto de ‘Gallows Hill’.

GALLOWS HILL

Hay películas que se te atragantan de diferentes maneras. Algunas terminan por cabrear, y otras dan lástima. A este último grupo podríamos sumar el nuevo largometraje del catalán Víctor García, que tras firmar olvidables secuelas directas para vídeo de franquicias como House on Haunted Hill, Reflejos o Hellraiser, nos traslada a Colombia para encerrar a un grupo de yanquis incautos en una casa con un recluso muy indeseable en el sótano.

Una de posesiones demoníacas por rebote que, aunque con alguna que otra idea simpática, termina ahogándose en la torpeza de su guión y puesta en escena, sin desdeñar el duro castigo que propina al conjunto un reparto de lo más ineficaz. Lo dicho, una penita.

No te pierdas la siguiente entrega.

 

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Category: Reportajes

Deja un comentario