Sitges 2013: Película a película (10)

| 28 octubre, 2013 | 0 Comentarios

Hoy tenemos un menú variadito: Gore norteamericano, ciencia ficción japonesa, arte y ensayo británico y animación brasileña.

El alucinante póster de la alucinada 'The Demon's Rook'.

El alucinante póster de la alucinada ‘The Demon’s Rook’.

 

¡Que aproveche!

¡Que aproveche!

THE DEMON’S ROOK

Poniéndonos generosos, es como si el primer Peter Jackson, el de Mal gusto y Meet the Feebles, se hubiese fabricado un clon con material genético añadido por el mismísimo Rob Zombie. Estamos ante un entretenido festival de casquería sazonado con una buena selección de rock duro. Eso sí, la narración es torpe y errática, el guión hace aguas y los actores es como si no estuvieran. Un film amateur en toda regla (con un presupuesto de poco más de 54.000 euros) que despierta una sonrisa de complicidad entre los que más curtidos en estas lides, pero que espantará a la mayor parte de la audiencia. Dicho esto, sólo resta asistir con alborozo a esta invasión demoníaca que intenta ser atajada por una pareja marcada por el destino: ella es una joven artista y él un sufrido y despistado viajero entre dimensiones paralelas que nos recuerda un poco al Robin Williams de Jumanji, y que interpreta el guionista y director de la cinta, James Sizemore. Los fans del gore porque sí ya pueden apuntar The Demon’s Rook en su lista de próximos visionados.

 

Una sesión de 'sensing' con sorpresa final.

Una sesión de ‘sensing’ con sorpresa final.

REAL

Kiyoshi Kurosawa regresa al cine más comercial con este irregular cóctel de romance, ciencia ficción y thriller psicológico que a más de uno se le atragantó antes del almuerzo. A esta vida hay que echarle un poco de paciencia, y el cine del director de Kairo, Seance o Cure es de los que demandan un esfuerzo por parte de la audiencia, aunque insisto, este es uno de sus films más digeribles y convencionales.

La cuestión es que Kurosawa marea aquí a la audiencia hasta cotas peligrosas, despistando con el juego que se trae la pareja protagonista. Uno pretende sacar del coma al otro introduciéndose en su subconsciente a través de una invención llamada sensing. Pero la cosa no se queda ahí, porque tras un primer giro de guión la película nos va introduciendo en una historia de redención ligada al pasado de ambos jovenzuelos. He de reconocer que es ahí donde la película me conquistó. La representación visual de la culpa es una magnífica idea, algo que unido a la condición de mangaka de uno de los personajes da lugar a alguna que otra imagen y situación muy refrescantes: Viñetas que se hacen realidad, recuerdos emborronados… Real peca de una exposición excesiva y engaña deliberadamente al espectador para reforzar su factor sorpresa, pero acaba teniendo un desenlace de los que dejan buen sabor de boca.

Uno de los carteles que mejor define la nueva película de Ben Wheatley.

Uno de los carteles que mejor define la nueva película de Ben Wheatley.

A FIELD IN ENGLAND
Por tercer año consecutivo, llega nuestra sana y nutritiva ración de Ben Wheatley, ese cineasta británico que ya ha sorprendido dos veces a la audiencia en Sitges. La primera vez con Kill List, una de las películas más terroríficas de los últimos años, la segunda con la negrísima y estupenda comedia Turistas (Sightseers). Ahora nos lleva hasta el siglo XVII, en algún momento entre los años 1642 y 1651, durante la guerra civil provocada por parlamentarios y realistas.

Wheatley no nos informa demasiado al respecto, pero pone en el acento en que se está produciendo una guerra entre hermanos. Su ya inseperable comontadora y guionista, Amy Jump, utiliza diversas referencias a la hora de plantear la historia, pero quizá la más reconocible sea Esperando a Godot, de Samuel Beckett, esa comedia del teatro del absurdo que sigue siendo hoy fuente de inspiración para guionistas de cine y televisión. Dos soldados aprovechan una escaramuza en campo abierto para dejar atrás tanta violencia y buscar una taberna donde empinar el codo hasta que el cuerpo aguante. Durante la confusión se topan con un ilustrado sirviente que huye de su señor. Éste no duda en unirse a la pareja de desertores, pero la alegría dura más bien poco cuando aparece otro de los secuaces del señor, que aunque inicialmente celebra los planes del grupo, les cocina un puchero con unos hongos psicotrópicos para servir a los desgraciados en bandeja de plata al inquietante lord, que no tarda en revelarse como un poderoso hechicero en busca de un un tesoro enterrado.

Filmada en exteriores con un presupuesto minúsculo y un talento incontestable, A Field in England es una de las mejores experiencias cinematográficas que nos ha brindado Sitges 2013. Su generoso sentido del humor y del espectáculo ayudan a digerir un discurso intelectual denso sobre la lucha de clases, el libre albedrío, el control, el uso de las drogas para soportar o para plantar cara al sistema, la guerra como elemento de distracción de los más poderosos… y todo en apenas 90 minutos que pasan bastante entretenidos, entre otras cosas, gracias a un grupo de actores sencillamente excepcional, una hipnótica foto en blanco y negro y una banda sonora que capta a la perfección el tono de la película, juguetona, inquietante y a ratos conmovedora. Obligatoria.

 

Afortunadamente, esto es animación para todo tipo de público, no sólo infantil.

Afortunadamente, esto es animación para todo tipo de público, no sólo infantil.

UMA HISTÓRIA DE AMOR E FÚRIA (RÍO 2096)

Siempre es interesante ver una película de animación facturada en Latinoamérica. En estos tiempos de (mediocre) supremacía yanqui en las salas de cine, tan sólo el hecho de existir es ya un triunfo para esta arriesgada producción animada que habla de la historia de cualquier pueblo, siempre manchada de sangre, aunque en este caso se trate del brasileño.

En poco más de una hora de duración y sin dar respiro al espectador la cinta se desarrolla en cuatro segmentos, tres de ellos ambientados en el pasado (siglos XVI, XIX y XX) y uno en el futuro (finales del siglo XXI), para narrarnos el destino marcado por la tragedia de un hombre y una mujer que acaban siempre por encontrarse, pero cuyo amor siempre se verá amenazado, ya sea por conquistadores, esclavistas, dictadores o empresarios sin escrúpulos. Sí, nada nuevo bajo el horizonte, pero la historia funciona de principio a fin.

Dejando a un lado su lograda estructura narrativa, esta modesta producción acusa en demasía su falta de medios. La animación deja bastante que desear y su diseño intenta adaptarse al estilo impersonal de tantas series juveniles de animación de hoy en día. Es una pena que una propuesta tan interesante haya acabado teniendo un acabado gráfico tan poco vistoso, dejando a medias este intento por ofrecer un cine de animación comprometido y diferente.

No te pierdas la siguiente entrega.

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Category: Reportajes

Deja un comentario