Marvel contra DC 4: Warner, los años oscuros

| 4 diciembre, 2013 | 0 Comentarios

Es momento de hacer un punto y aparte. Batman Forever, pese a sus defectos, fue una fiesta para los amantes del cine superhéroes. Exagerada sí, entretenida y espectacular también. El problema es que nadie supo encontrar el pedal de freno y la nave acabó estrellándose irremediablemente. Fue con una película titulada…

Batman y Robin (Joel Schumacher, 1997)

Más cerca que nunca de la serie televisiva de los 60, con uno decorados más chillones y cartón piedra que nunca, un Joel Schumacher desatado acabó con la franquicia por todo lo alto. Se rumorea que el presupuesto superó los 250 millones de dólares, incluyendo publicidad, aunque Warner jamás hizo oficial una cifra tan abultada (práctica habitual de los grandes estudios… sin ir más lejos, Warner gastó extraoficialmente cifras similares en la posterior y no menos lamentable El último samurái).

Batgirl, Batman y Robin con el traje de los domingos.

Batgirl, Batman y Robin con el traje de los domingos.

Para colmo de males, lo dos villanos elegidos para la ocasión resultaron nefastos en su traslación fílmica, empezando por las estrellas elegidas: un festivo y jocoso Arnold Schwarzenegger como Mr. Frío y una Uma Thurman embutida en látex para convertirse en Hiedra Venenosa, llegando en su caso a recurrir a algunas dobles de cuerpo para dar el tipo en ciertos planos cortos de su anatomía.

Hablando de cuerpos, Alicia Silverstone tuvo que aguantar todo tipo de comentarios absurdos sobre su presunto exceso de carnes al embutirse en el traje de Batgirl, aunque lo realmente importante era el miscasting, es decir, que encajaba todavía menos en el personaje que el inaguantable Chris O’Donnell (un Robin imposible).

George Clooney, sin embargo, parecía casi perfecto. El disfraz le sentaba mejor que a ninguno (e incluyo en esa lista al posterior Christian Bale), tenía el mentón, la elegancia… pero lo que le faltaban era horas de sueño, ya que por entonces simultaneaba su trabajo en la serie de Urgencias con su emergente carrera en Hollywood a raíz de este éxito televisivo. En otras palabras, que se vestía de Batman en la limusina que lo trasladaba de un plató a otro. Y cuando se ponía delante de la cámara, el buen hombre, más que un actor, parecía una especie de armario ropero repleto de drogas. Clooney ha reconocido públicamente en varias ocasiones que se arrepiente de aquel trabajo. Y con bastante razón.

En definitiva, las malas decisiones se unieron al ridículo y al aburrimiento, algo que no se le escapó a la mayor parte del público. La cinta se saldó con un fracaso comercial que dio al traste con las ambiciones del estudio, empeñado en estrenar una aventura de Batman cada dos o tres años, a la manera de James Bond.

La Liga de la Justicia se hizo realidad en 1997... aunque por poco tiempo.

La Liga de la Justicia se hizo realidad en 1997… aunque por poco tiempo.

Pero 1997 fue un año aún más penoso de lo que imaginan los amantes de DC Comics, ya que Warner intentó sin éxito convertir La Liga de la Justicia en una serie de televisión. Levantó un piloto infumable en el que quedaba claro que sus responsables no habían leído un tebeo de superhéroes en su vida. Ni siquiera fue emitido, pero no satisfechos con ello, un personaje del universo de Superman consiguió dar el salto a la gran pantalla ese mismo año con similares resultados…

Shaquille O'Neal... pensando en el cheque que iba a cobrar.

Shaquille O’Neal… pensando en el cheque que iba a cobrar.

Steel, un héroe de acero (Kenneth Johnson, 1997)

Allá por 1992 llegó a los cómics un villano conocido como Juicio final. Una máquina de matar descerebrada que puso en jaque a La Liga de la Justicia y mató al mismísimo Superman… temporalmente, algo que permitió abrir una dilatada saga en la que diversos individuos se postulaban como nuevos protectores de Metrópolis. Entre ellos destacó y se hizo un hueco en el corazón de los lectores Acero, de raíces afroamericanas.

Warner dejó a un lado todos los aspectos relativos a la aparición del personaje para producir una película con un superhéroe de raza negra que, en una especie de versión infantil de Los chicos del barrio, nos alertaba sobre los peligros de la venta de armas y sus estragos en la población civil, problemática de pandilleros incluida, muy latente por aquel entonces. El responsable del guión y la dirección no fue otro que Kenneth Johnson, que ya había destrozado a Hulk en televisión, siendo conocido también por otras series como La mujer biónica y la ya mítica V.

Y si el baloncestista Michael Jordan probó suerte como actor un año antes en Space Jam, Warner, estudio responsable de aquel aborto audiovisual, eligió ahora al titánico astro del baloncesto Shaquille O’Neal para dar vida a John Henry Irons, alias Steel. Sus dotes para la interpretación se revelaron inexistentes y la película pobretona y deprimente… el insulto final para los devotos del Universo DC.

Tras el nuevo batacazo comercial, Warner tiró la toalla en la gran pantalla y se concentró entonces en las versiones televisivas, siendo una vez más las mejores las apadrinadas por Bruce W. Timm.

La Liga de la Justicia de Bruce W. Timm

La Liga de la Justicia de Bruce W. Timm

La Liga de la Justicia hizo honor a su nombre, pero en dibujos animados, para delirio de pequeños y adultos, durante cinco brillantes temporadas. Batman Beyond fue la apuesta futurista y también animada con la que seguimos disfrutando del mejor hombre murciélago, prolongándose durante tres notables años.

La imagen real era otro cantar, sin embargo. Superman fue adulterado y disfrazado de adolescente llorón en la insulsa e interminable Smallville, estrenada en 2001 y cerrada definitivamente en 2011 tras 10 temporadas en las que se explotaron diversos elementos de la mitología del Hombre de Acero y en la que también se fueron dejando ver numerosos superhéroes del universo DC. Uno de ellos, Aquaman, también intentó obtener su propia serie allá por 2006, y en una idea similar a Smallville, pero no pasó del piloto.

Por aquel entonces, la competencia, es decir, Marvel, había conseguido ya levantar algunas adaptaciones multimillonarias en la gran pantalla, eso sí, tras un largo y tortuoso camino que exploraremos en nuestra siguiente entrega.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Reportajes

Deja un comentario