Lo mejor y lo peor de los Oscar 2013: Yes, We can…sleep

| 25 febrero, 2013 | 0 Comentarios

Michelle Obama en la 85 edición de los Oscar

Michelle Obama en la 85 edición de los Oscar

Sobre el papel, la 85 edición de los premios de Hollywood prometía ser un espectáculo más imprevisible que al que nos tienen acostumbrados. Por un lado, el hecho de que la favorita, y después ganadora, Argo no contara con una nominación a Mejor Director para Ben Affleck, algo que no ocurría desde 1989 con Paseando a Miss Daisy, abría la posibilidad para la sorpresa en una categoría muy abierta. Y así fue. Ang Lee finalmente se hizo con este premio frente a Spielberg.

Por otro lado, las cinco candidaturas conseguidas por Amor, nos hacía albergar esperanzas de que en Los Ángeles, por fin, empezaran a dejar de mirarse el ombligo y reconocieran que la mejor película del año no tiene que ser obligatoriamente en inglés. Pero era mucho pedir y el filme de Michael Haneke se tuvo que conformar con el Oscar a Película Extranjera.

La verdad es que el director austríaco parecía un astronauta en la corte del Rey Arturo y estamos seguros de que sufrió tanto viendo los terribles números musicales de la gala como nosotros sus películas. Si eres una de esas personas inteligentes que valoran su salud y no trasnochan para ver los Oscar, tranquilo, nosotros te resumimos lo mejor de una ceremonia con exceso de bótox, sobredosis de divas de la canción y un broche final de la mano de Michelle Obama. ¡Esto es América!

Sin tetas no hay paraíso

Anne Hathaway y sus pezones 'triunfaron' en los Oscar

Anne Hathaway y sus pezones ‘triunfaron’ en los Oscar

El monólogo de apertura del presentador Seth McFarlane, con un delirante número musical que con el lema “Vimos tus tetas” repasaba las actrices que han enseñado esta parte de su anatomía en pantalla, resultó ser una buena definición de una de las constantes de la gala: los pechos. El vestido elegido por Anne Hathaway, ganadora del Oscar a Mejor Actriz Secundaria, le valió a la actriz un inesperado segundo momento de gloria en su gran noche. La cuenta de Twitter @HathawayNipple, creada en honor a los pezones que resaltaba en exceso el modelo de la actriz, alcanzaba más de 2000 visitas en apenas una hora.

Y otra que dio el do de pecho fue Shirley Bassey, quien volvió a cantar Goldfinger en una gala de los Oscar para celebrar el 50 aniversario de James Bond, cuyos responsables resolvieron con un montaje de imágenes de la saga no mucho más currado que la de los ciclos de La Sexta. Con menos voz que antaño, la intérprete apoyaba cada gorgorito con un golpe en su delantera. ¡Mamma mia!

Divas Live

Barbra Streisand en la 85 edición de los Oscar

Barbra Streisand en la 85 edición de los Oscar

Si hace una semana, nos entraron sudores fríos con el baile homenaje a Concha Velasco en la gala de los Goya, a los Oscar este año les ha dado por dedicar gran parte del show a los números musicales, para desesperación de los que no cantamos ni en la ducha. Catherine-Zeta Jones y Jennifer Hudson se subieron al escenario para interpretar, no sabemos muy bien por qué, dos canciones de las dos películas que les hicieron ganar el Oscar: Chicago y Dreamgirls, recordándonos lo mal que lo pasamos en su momento en el cine con tanto grito y pierna levantada. Pero lo peor estaba por venir: el reparto al completo de Los Miserables cantando el himno I had a dream mientras los espectadores con lo que soñaban era con que alguien acabara con su dolor como la protagonista de Amor. Pero no. El suplicio aún no había terminado y posteriormente nos vimos transportados a una gala de los Grammy con una Adele más floja vocalmente de lo habitual y una reaparecida Barbra Streisand vestida como Aramis Fuster, que tuvo el detalle de entonar “The way we were” para todos aquellos que no hemos ido a verla nunca a Las Vegas. ¿Gracias?

Tu cara me suena

Una de las cosas más divertidas de los Oscar siempre es ver las extrañas mutaciones que sufren algunas estrellas. Nicole Kidman parece haber recuperado algo de su expresión, aunque los asistentes estaban tan concentrados en buscar restos de bótox en su rostro que se olvidaron de aplaudir a las películas que la señora Urban se encargó de presentar. Menos mal que Nicole es más maja que las pesetas y recordó al público que, aparte de lucir palmito, de vez en cuando tienen que juntar las palmas. Pero parece que toda la toxina botulínica que ha perdido la Kidman la ha recogido Renée Zellweger, que apenas podía abrir los ojos para leer el sobre del ganador al premio a la Mejor Canción. Catherine Zeta-Jones y Michael Douglas deberían pasarle el teléfono de su cirujano. ¡Parece que se han quitado 20 años de encima!

Encuentros en la tercera fase

Seth Mcfarlane y el capitán Kirk de Star Trek

Seth Mcfarlane y el capitán Kirk de Star Trek

La gala comenzó con una delirante conexión de Seth McFarlane con el mismísimo Capitán Kirk de la nave Enterprise. Sin embargo, fue Michelle Obama la aparición más marciana de toda la ceremonia. La Primera Dama de Estados Unidos leyó el sobre que contenía el nombre de la Mejor Película vía videoconferencia desde la Casa Blanca, un premio que fue para Argo, el alegato pro CIA de Ben Affleck. Definitivamente, los Oscar han entrado en una nueva dimensión.

Tags: , , , , , , , , , , ,

Category: Destacados, Premios, Reportajes

Deja un comentario