Alien: La reinvención de un género

| 9 julio, 2012 | 0 Comentarios

Algo deprimida después de tantas secuelas, una de las sagas más influyentes del cine fantástico vuelve a las manos de su creador, Ridley Scott, director de Alien, el octavo pasajero (1979), que, con la precuela, Prometheus, ha vuelto a la ciencia ficción 30 años después de firmar otro punto y aparte del género: Blade Runner.

Alien: la reinvención de un género

Alien: la reinvención de un género

La novedad de Alien no radicaba en su argumento, calcado al de la modesta pero más que apreciable Terror en el espacio, de Mario Bava (1965). La clave del film estaba en la atmósfera, construida a partir de una puesta en escena tan personal como sosegada y, sobre todo, un espectacular e innovador trabajo de diseño, en el que grandes artistas como Moebius, Ron Cobb o H.R. Giger tuvieron la libertad de crear algo único. Y es que entre los talentos de un buen director de cine está el saber rodearse del mejor equipo. Alien lo tuvo y el resultado fue una visceral e impactante cinta de terror, uno que se movía entre el clasicismo y el emergente género gore, hasta entonces más propio de los circuitos marginales y de bajo presupuesto que de los grandes estudios. El cóctel, servido magistralmente por Scott, aunque no del todo comprendido por la crítica de la época (curiosamente, como Blade Runner), caló para siempre entre la audiencia.

Blade Runner, toda una película de culto

Blade Runner, toda una película de culto

La gestación de la inevitable secuela fue complicada y, una vez más, encontró su modelo en la serie B, con un presupuesto minúsculo en comparación al de su predecesora. Al frente del proyecto, James Cameron, formado en la factoría del bajo presupuesto de Roger Corman, y que, al igual que Scott cuando acometió Alien, sólo contaba en esos días con un largometraje a sus espaldas, Terminator (si obviamos, claro, sus apenas seis minutos de metraje filmados para la infecta secuela de Piraña).

Con Aliens (1986), Cameron no quiso repetir la fórmula, creando una película totalmente diferente y, una vez más, única. Su apuesta: diseño cyberpunk y un planteamiento bélico ambientado en el espacio, donde un equipo de marines se traslada al planeta donde la tripulación del film original encontró al monstruo. Años después de aquel infeliz encuentro, una apacible colina minera ha sido invadida no por una, sino por cientos de estas implacables alimañas.

Una imagen de Aliens de James Cameron con Sigourney Weaver

Una imagen de Aliens de James Cameron con Sigourney Weaver

Después de dos obras maestras, repetir la proeza en una tercera entrega parecía imposible. Sin embargo, sobre guión, la continuación prometía. Vincent Ward, cineasta dado a conocer con la fascinante Navigator, una odisea en el tiempo, imaginó como escenario un planeta de madera donde vivía un grupo de monjes. La visita de Ellen Ripley, eterna superviviente de la serie, se convertiría en una lucha contra la tentación y el pecado, pero también, contra el mismísimo diablo, encarnado en la forma de un Alien. Pero el estudio no terminó de entenderse con Ward y alteró su tratamiento, convirtiendo a los monjes en prisioneros y olvidándose del planeta de madera.

Sigourney Weaver en una imagen de Alien 3 de David Fincher

Sigourney Weaver en una imagen de Alien 3 de David Fincher

No todas iban a ser malas decisiones, porque el director escogido fue el debutante David Fincher, curtido en el mundo de los efectos visuales y, posteriormente en el de la publicidad y el videoclip. Pero al ser ésta su ópera prima, Fincher sufrió un infierno con nombre propio: Larry Ferguson, una suerte de productor infiltrado, vigilante y guionista que le obligó a revisar varias escenas además de hacer numerosos cambios de guión durante el rodaje. Por si eso fuera poco, la estrella de la saga, Sigourney Weaver, convertida ahora en productora, movió hilos para que esa fuera su última aparición en la serie. Así que, además de un rodaje polémico, el final también lo sería: Ellen Ripley moría en la última escena.

La película no cuajó en taquilla y hoy sigue siendo la más denostada entre los fans, aunque también cuenta con sus defensores (entre los que modestamente me incluyo), entre otras cosas porque Fincher siguió los pasos de Scott en el diseño audiovisual de su película y, aunque se nota en el guión y el montaje del film la mano impersonal y bobalicona de sus productores, también es más que notable el toque de un cineasta con un universo personal propio y con mucho que decir como quedaría patente pocos años después en cintas, hoy de culto, como Seven, Fight Club, Zodiac o La red social.

Imagen de Alien resurreción con Sigourney Weaver

Imagen de Alien resurreción con Sigourney Weaver

Alien 3 (1992) dejó claro que los productores se habían impuesto a los autores, a los que seguían utilizando como garantía de que la marca Alien siguiera siendo un ejemplo de innovación y espectáculo visual. Sin embargo, los guiones habían empeorado dramáticamente. Y, una vez descartadas opciones como la de Álex de la Iglesia entre los posibles directores de la cuarta entrega, el arrollador estilo visual de Jean Pierre Jeunet, demostrado en cintas como Delicatessen y La ciudad de los niños perdidos, firmadas a cuatro manos con Marc Caró, fue el encargado de hacer realidad Alien resurrección (1997), la menos inspirada entrega de la saga, en la que se nos narra la clonación de Ellen Ripley (sí, la carrera de la Weaver no había despegado que digamos, y la chica necesitaba un buen cheque para tirar otra década).

Cartel promocional de Alien vs Predator

Cartel promocional de Alien vs Predator

A partir de ahí, el descenso a los infiernos, con la marca Alien convertida en sinónimo de subproducto, y asociada a las dos entregas de Alien vs. Predator, un ring de boxeo para las dos monstruos alienígenas más rentables del estudio 20th Century Fox. Ahora, con la crítica y el fandom algo divididos, la llegada de Prometheus asegura una entrada más digna en la saga y, quién sabe si, como con otros títulos de Ridley Scott, y con unos años a sus espaldas, sea merecedora de la categoría de culto en un futuro no muy lejano.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Destacados, Reportajes

Deja un comentario