15 años sin Marcello Mastroianni

| 19 diciembre, 2011 | 0 Comentarios

Marcello Mastroianni en La Dolce Vitta

Hace 15 años se fue quizá el actor italiano más grande de todos los tiempos. Las estatuas de la Fontana de Trevi todavía echan de menos la presencia Marcello Mastroianni que inmortalizó el monumento en La Dolce Vita de Federico Fellini. Con más de 130 películas trabajó para los grandes directores italianos y europeos. Después de sobrevivir a un campo de concentración nazi durante la Segunda Guerra Mundial, comienza su carrera como figurante en 1945. Su primera aparición con un papel destacable sucede dos años después en una adaptación Los Miserables. Pero su rostro comienza a destacar en comedias alejadas del Neorrealismo, el movimiento que capitalizó las grandes obras maestras del cine italiano. El primer papel protagonista lo tuvo con Días de Amor de Guiseppe de Santis y Leopoldo Savona. En este género formó con Sofía Loren unas de las parejas con mayor química en la pantalla.

La ladrona, su padre y el taxista, de Alessandro Blasetti, encumbró a la pareja con una de las joyas de la edad de oro de la comedia italiana. Vittorio de Sica los inmortalizó para siempre en Matrimonio a la italiana y Ayer, hoy y mañana.

Mastrioanni según interpretaba personajes más dramáticos se acercaba a los grandes directores italianos como Mario Monicelli. Junto a Luchino Visconti rodó Noches Blancas, una adaptación de la novela homónima de Fiódor  Dostoyevski, luego filmaría El extranjero a finales de los sesenta como uno de los nombres más consagrados del cine europeo.  Mastrioanni, actor de escuela, compartió formación con la futura mujer de Federico Fellini, Giulietta Masina. El director y el actor fraguaron una estrecha amistad y larga colaboración. El director eligió a Mastrioanni para encarnar a su alter ego en varias de sus obras maestras. La primera fue en 1960 en La Dolce Vitta. El actor protagonizó el papel de un periodista de prensa rosa frustrado en su expectativa de ser novelista. En Fellini, ocho y medio también encarna al director en mitad de una crisis creativa que supone un viaje surrealista a través de los recuerdos del protagonista.

Como en su privada, Mastrioanni, no fue hombre de una sola mujer, ni actor de un solo director. Con Michelangelo Antonioni, otro grande del cine, trabajó en La noche y posteriormente en Más allá de las nubes codirigida con Wim Wenders. La proyección artística de Mastrioanni traspasó fronteras colaborando con lo más granado del cine europeo: Polanski, Angelopoulos u Oliveira. Incluso tuvo su incursión en Hollywood de la mano de Robert Altman en Pret-a-Porter junto a Sofía Loren. Para posteridad queda su testamento cinematográfico, Marcello Mastrioanni: Yo recuerdo, un intenso documental donde el actor repasa su vida.

 

 

 

Tags: , , , , , , , , ,

Category: Reportajes

Deja un comentario