Adiós a Tony Leblanc, un cómico de lujo de nuestro cine

| 25 noviembre, 2012 | 0 Comentarios

Después de conocer la desaparición del también cineasta José Luis Borau y la muerte del eterno villano de la serie Dallas, JR, el actor Larry Hangman, tenemos que volver a despedirnos de un grande de nuestro cine. Ayer moría el actor Tony Leblanc a los 90 años después de toda una vida dedicada al cine y en especial al género de la comedia.

Actor y productor, Leblanc tuvo una vida dedicada a una de sus pasiones: la interpretación. Ayer a causa de un fallo cardíaco moría en su domicilio en la madrileña localidad de Villaviciosa de Odón rodeado de su familia.

Con dos Premios Goyas en su haber, el actor vivió su mejor momento dentro del mundo del cine durante los años 60 y 70, donde se convirtió en uno de los actores más reclamados por los actores en diversas películas y estilos. Recibió el Goya de Honor en 1993 a toda su carrera después de que un fatídico accidente le mantuviera fuera del mundo del cine durante algo más de 15 años. Fue su papel de padre de Torrente el que le volvió a encumbrar hacia el estrellato gracias a Santiago Segura que tuvo a bien contar con el actor. Recibió otro Goya en 1997 por este papel y desde entonces tanto la profesión entera como el público en general supo darle su sitio y acogerle como uno de los actores cómicos más queridos por todos. Prueba de ello han sido las muestras de cariño recibidas durante estos días por parte de sus compañeros de profesión y sus admiradores que eran muchos.

Tony Leblanc tambuén fue un fabuloso bailarín de claqué, otra de sus pasiones. Su debut cinematográfico le vino de mano de Pastora Imperio en 1936 en cuya producción cinematográfico actuaría como figurante y a partir de aquí empezó a meterse poco a poco en el mundo del cine siendo extra en algunas películas de la época.

Además del claqué, se interesó por el boxeo lo que le supuso el sobrenombre de ‘El Tigre de Chamberí’. En esa misma época, entró a formar parte en la compañía de revista de Celia Gámez. Sus primeros papeles importantes fueron de galán en el cine y en teatro. Algunos de los títulos más reconocidos del actor fueron  ‘Los últimos de Filipinas‘; ‘La revoltosa‘; ‘Historias de la radio‘; ‘Manolo, guarda urbano‘; ‘Los ángeles del volante'; ‘El Tigre de Chamberí‘; ‘Las chicas de la Cruz Roja‘; ‘Secretaria para todo‘; ‘El Día de los Enamorados'; ‘Los tramposos‘; ‘Hoy como ayer‘; ‘La dinamita está servida‘; ‘El astronauta‘; o ‘La casa de los Martínez‘.

A principios de los años 50 también se hizo hueco en el teatro con importantes obras como ‘Las horas inolvidables‘, ‘Doña Mariquita de mi corazón‘ y ‘Cinco minutos nada menos’.

Muy ligado a la comedia de nuestro cine y al teatro español, Tony Leblanc siempre será recordado como uno de los actores más queridos y admirados del panorama actual.

 

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Galerías, Gente

Deja un comentario