Yasemin Sanderelli, directora de ‘Almanya': “Cuando James Bond esté dirigida por una mujer, daremos un gran paso”

| 22 marzo, 2012 | 0 Comentarios

La director Yasemin Samdereli presenta Almanya en Madrid

La directora Yasemin Samdereli presenta Almanya en Madrid

Después de vivir 45 años en Alemania, Hüseyin Yilmaz (Vedat Erincin), uno de los inmigrantes turcos que fueron contratados en los años 50 por el país germano para paliar la escasez de mano de obra provocada por la masacre de la Segunda Guerra Mundial, anuncia a su familia que ha comprado una casa de vacaciones en Turquía. La noticia no es recibida con alegría por sus hijos, cuyos lazos con su país de origen se han debilitado con los años o ni siquiera existen, al haberse criado en Alemania. Sin embargo, Hüseyin logra convencerlos para hacer un viaje a su pueblo natal con el fin de hacer las reformas necesarias a la nueva residencia. Gracias a esta aventura familiar, Cenz, el pequeño de la familia, conocerá la historia de sus abuelos: cómo se conocieron, por qué decidieron marcharse a Alemania y cómo se adaptaron a un país extranjero.

Este es el argumento de Almanya: Bienvenidos a Alemania, primer largometraje de Yasemin Samderelli, que ella misma ha co-escrito junto a su hermana Nesrin. La directora y Demet Güll, una de sus protagonistas, han presentado en Madrid esta comedia que retrata con humor y las justas dosis de emoción la oleada de inmigración turca que se produjo en Alemania en la década de los años 60.

Cuando mi hermana y yo hablábamos de nuestra niñez, la gente se reía. Pensamos que había algo de nuestra infancia que hacía gracia a los alemanes. Cuando nuestro abuelo murió, concebimos la película como una manera de enfrentarnos al dolor de su pérdida. Las historias que nos contaba sobre esta época eran muy graciosas. Fue todo esto lo que nos dio la idea de hacer el filme, nos comenta Yasemin, para quien este trabajo es “una manera de agradecer a toda esta generación de inmigrantes que vinieron primero lo que han hecho por nosotros”.

Aunque la película ha triunfado en Alemania, donde ha recaudado casi 10 millones de euros, su puesta en marcha no fue un camino de rosas.  Tardamos 10 años en encontrar financiación. Llamamos a todas las puertas, a todas las cadenas de televisión y siempre era la misma respuesta: ‘Es una historia preciosa, pero no va a funcionar, porque los alemanes no quieren ver una película con turcos y viceversa”, asegura la directora. Curiosamente, fue el tono de comedia costumbrista de Almanya: Bienvenidos a Alemania, la gran baza del filme, lo que provocó las mayores reticencias de los productores: Si la historia tratara sobre un crimen sobre la ley del honor, que aún existe en Turquía, habría sido aceptada más fácilmente. Pero al ser una mujer, y además turca, se preguntaban por qué no me centraba más en los problemas de Turquía. A un realizador alemán nunca le recriminarán que no hable de los problemas de su país. Puede hacer lo que quiera. Esta fue la dificultad con la que me encontré, ofrecer algo que no se esperaba de una guionista turca: una comedia”. 

A este respecto, Yasemin Samderelli tiene muy claro que el cine sigue dominado por los hombres: “Por ejemplo, Ang Lee, cuando dirigió ‘Sentido y Sensibilidad’, nadie le cuestionó que fuera una asiático adaptando una obra de la literatura inglesa. Cuando es una peli de niños, siempre piensan que es mejor que la dirija una mujer, porque se supone que sabe más del tema. Ese es el problema: el encasillamiento. Cuando James Bond esté dirigida por una mujer se dará un gran paso. Hay un desequilibrio total, porque sólo una quinta parte del cine está dirigido por mujeres“.

Parte de la eficacia de la película reside en  la capacidad que tiene la cineasta para reírse, siempre desde el cariño y la nostalgia, de los lugares comunes y las costumbres de Alemania y Turquía. En uno de los momentos más hilarantes del filme, uno de los hijos de Hüseyin, el abuelo protagonista, sueña que bebe botellas de refresco de cola sin parar y que un Cristo de aspecto terrorífico se abalanza sobre él.  “Me parecen geniales las culturas que permiten reírse de su propia religión. Cuando estrenamos la película, casi nadie se quejó. Pero cuando la presentamos en Quatar, nos pusieron verdes, porque Jesús es un profeta y no tomaron bien la broma. Yo contesté que me parecía sano poder reírse de uno mismo, incluso con Mahoma. Todo debería poder discutirse y no es un buen signo cuando algo se convierte en tabú“,  asegura Yasemin.

Otro de los aspectos que retrata la película es la brecha existente entre la primera generación de inmigrantes turcos y sus descendientes que, como la propia directora, nacieron y se educaron en suelo alemán. Según Denet Güll, la actriz que interpreta a la abuela de la familia en su juventud, los inmigrantes de los 50 se agarran tanto a las tradiciones que incluso se vuelven más tradicionalistas que los turcos de Turquía, porque tienen miedo de perderlas”.  La directora también recuerda una anécdota de su infancia que refleja la crisis de identidad que el filme refleja: Cuando era pequeña, mi hermano y yo empezamos a preguntar: ‘¿Qué somos? ¿Alemanas o turcas?’ Mi abuelo se quedó asombrado. Pensaba que estábamos mal de la cabeza. Él llegó aquí con 20 años y tenía un pasado turco, con muchos recuerdos, él fue allí a la escuela… Yo no. Mis amigos eran alemanes, estudié aquí…

Por todo esto, Almanya: Bienvenidos a Alemania es una divertida lección de historia, una sucesión de anécdotas que, a pesar de la diferencia cultural, le resultará muy familiar a los españoles. No es difícil imaginarse al Alfredo Landa  de Vente a Alemania, Pepe, o a los protagonistas de Un franco, 14 pesetas, en algunas de las situaciones descritas en este apreciable filme construído a base de recuerdos, de historias trasmitidas de padres e hijos, cuyo mensaje universal es garantía de éxito. Si quieres pasar un rato agradable, ya tienes plan para este fin de semana.

 

Tags: , , , , , ,

Category: Destacados, Entrevistas

Deja un comentario