‘Un asunto real’: intrigas de Oscar en la corte danesa

| 28 febrero, 2013 | 0 Comentarios

Mads Mikkelsen y Alicia Vikander protagonizan 'Un asunto real'

Mads Mikkelsen y Alicia Vikander protagonizan ‘Un asunto real’

Para los cinéfilos más jóvenes, hablar de cine danés es hablar del agitador Lars Von Trier, del movimiento Dogma, bajo cuyos postulados han surgido cineastas como Susanne  Blier y Thomas Vinterberg; y también del recientemente descubierto por el gran público, Nicholas Winding Refn, catapultado al éxito gracias a la estupenda Drive. Pero fuera de estos nombres amamantados por los festivales más prestigiosos del mundo que representan a la vanguardia de su país, en Dinamarca existe otro cine más anclado en la tradición que no suele llegar a nuestras pantallas. La nominación al Oscar a Mejor Película de Habla No Inglesa y los premios a guión y al actor Mikkel Boe Bolsgaard obtenidos en el Festival de Berlín de 2012, han ayudado seguro a que Un asunto real se estrene en España.

La cuarta película de Nikolaj Arcel narra uno de los acontecimientos más famosos de la Historia de Dinamarca. Mientras en Europa las ideas de la Ilustración ya han calado en el gobierno de las principales naciones, la corte danesa sigue impermeable a los nuevos tiempos, con una sociedad aún regida por una estructura medieval. El inestable rey Cristián VII (Mikkel Boe Bolsgaard) no es más que un títere de un Consejo dominado por la vieja nobleza y la iglesia que frena cualquier reforma radical del status quo. La llegada de la joven esposa del rey, Carolina Matilde (Alicia Vikander), una inglesa culta que abraza ideas más liberales, abre el camino a una renovación en la corte. Pero será la presencia del ilustrado Johan Struensee  (Mads Mikkelsen), el nuevo médico del monarca, lo que desencadenará una verdadera revolución en el reino de Dinamarca.

Mikkel Boe Bolsgaard interpreta al desquiciado rey Cristián VII en 'Un asunto real'

Mikkel Boe Bolsgaard interpreta al desquiciado rey Cristián VII en ‘Un asunto real’

Intrigas palaciegas, encuentros furtivos en alcobas, luchas de poder, bailes de máscaras… Un asunto real es una película de época con todas las tetras que no busca revolucionar las reglas del drama histórico. Ni falta que le hace. Si buscas lecturas postmodernas a lo María Antonieta de Sofia Coppola o montajes de thriller como los de Elizabeth, ésta no es tu película. El filme de Nikolaj Arcel es una irreprochable película de género, muy bien contada, fotografiada y ambientada, y con unos actores convincentes.

Sin ningún alarde narrativo, la cinta avanza de manera natural, sin puntos muertos ni escenas contemplativas, dejando que sea la propia fuerza de la historia la que mantenga la atención. Además, Un asunto real tiene la bendita virtud de ser muy clara, algo raro en este tipo de relatos donde es fácil que el espectador se pierda entre tanto nombre y dato histórico. Hay pasiones, traiciones, conjuras, hijos ilegítimos y todo lo que uno puede esperar de una producción de estas características, sin que esto signifique que estemos ante un mero folletín de lujo.

Por otro lado, acostumbrados como estamos a ver dramatizados en pantalla los episodios históricos de las cortes de España, Francia o Gran Bretaña, se agradece que alguien nos ilustre sobre el devenir de un reino más desconocido como el danés.  Choca descubrir que una nación que hoy día consideramos como una de las más modernas de Europa estuviera en pleno siglo XVIII a la cola del progreso social. Ya lo dijo Hamlet: algo estaba podrido en Dinamarca.

Tags: , , , , , , , , , ,

Category: Críticas, Destacados

Deja un comentario