‘Tengo ganas de ti': Los niños bonitos no llevan casco

| 21 junio, 2012 | 0 Comentarios

Dos años después de la última juerga, Mario Casas vuelve a meterse en el hipermusculado cuerpo de Hache para protagonizar la segunda adaptación de una novela de Federico Moccia. La primera, Tres metros sobre el cielo, hizo furor entre el público adolescente, y esta, Tengo ganas de ti, aunque más oscura y desengañada, promete no quedarse atrás. Repite en esta aventura la actriz María Valverde, en el papel de Babi, la antigua novia de Hache, a la que desplaza, en más de un sentido, Clara Lago, que interpreta a Gin, una chulita que desde la primera línea de guion se propone plantar cara al poligonero protagonista y conquistarle a fuerza de desplantes verbales. No es que le cueste mucho, porque al chico, un rompecorazones con el corazón partío, le va la marcha.

Hache ha regresado a Barcelona, después de pasar dos años en Londres intentando olvidar a su antiguo amor, Babi, y la pérdida de su mejor amigo, Pollo, en una carrera de motos. No ha olvidado a su chica, pero nada más llegar conoce a Gin, que parece cortada a su medida. Lo demás es amor, sexo, música, alcohol y sufrimiento adolescente, es decir, la quintaesencia del sufrimiento. Acompañan al trío protagonista Marina Salas, Diego Martín, Carme Elías y Nerea Camacho, que ya se ha olvidado de todo lo que le enseñaron en Camino.

Técnicamente, el continente, es decir la película, es correcto, incluso mejor que la mayoría de los productos que se facturan en España. Lo del contenido es harina de otro costal. Si se dice que adapta un libro de Federico Moccia, con eso queda casi todo explicado, pero es que, además, la película se alarga de modo insufrible (o inmejorable para las fans del fenómeno Casas, al que no debe ser necesario entender cuando habla, porque eso es lo que sucede con frecuencia). Supongo que tampoco es necesario advertir que la nueva cinta de Fernando González Molina está pensada y dirigida a un público adolescente. Para cualquier espectador carrozón o simplemente maduro, la experiencia podría ser similar a la de adentrarse en el universo Pokémon.

Solo una cosa más: ¿Dónde se metió la guardia urbana de Barcelona durante el rodaje? ¿Por qué nadie dio el alto a la pareja protagonista para que condujeran la moto con casco puesto? Sí, ya sé que no se les vería su cara bonita, pero quizá sería un buen ejemplo para el público adolescente que, a partir de este viernes, 22 de junio, llenará las salas de cine con ganas de ver al atormentado trío protagonista. Y el cuerpazo de Casas.

Tags: , , , , , , , ,

Category: Críticas, Destacados

Deja un comentario