Stoker: Lecciones de perversidad

| 10 mayo, 2013 | 0 Comentarios

Nicole Kidman, Mia Wasikowska y Matthew Goode, trío protagonista de "Stoker".

Nicole Kidman, Mia Wasikowska y Matthew Goode, trío protagonista de “Stoker”.

Casi todos estaremos de acuerdo en que Hollywood ha cambiado a peor. Es mucho más implacable con la pela, amigo de la estulticia y alérgico a la profundidad… pero de vez en cuando hay excepciones porque allí algo sigue inalterable: su buen olfato para captar a un gran director. Y el coreano Park Chan-wook lo es. De hecho, su debut en tierras norteamericanas huele a clásico. Con 50 años recién cumplidos es un creador maduro con algunas obras maestras ya a sus espaldas, por eso nos recuerda a esos autores de antaño que pudieron hacer excelentes películas bajo el férreo control de los grandes estudios gracias a su control absoluto de la puesta en escena. Algo que hoy en día escasea y es pasado por alto no sólo por gran parte del público sino de la crítica. Sirva como prueba el que, hace apenas unos meses, Hollywood haya premiado en los Oscar la mediocridad de Argo ante el aplauso casi unánime de aficionados y prensa especializada, una película donde todo estaba donde tenía que estar, no hay duda, pero cuya vulgaridad cinematográfica era evidente. No me extrañaría, por tanto, que Stoker, siendo una de las mejores películas que ha estrenado la meca del cine en lo que va de año, sea ignorada cuando regrese la temporada de premios.

El asesinato como una de las bellas artes en "Stoker".

El asesinato como una de las bellas artes en “Stoker”.

No digo que estemos ante una obra maestra, pero sí ante un perfecto ejemplo de lo maravilloso que puede ser el cine donde vuela libre el talento de un gran director. Y eso que el guión  podría pertenecer sin problema al de uno de esos horripilantes telefilmes de Antena 3 de fin de semana. Tenemos un marco lujoso,  un potencial enemigo integrado en la familia y una serie de crímenes por resolver. Pero a pesar de sus lugares comunes y poca capacidad de sorpresa no deja de ser un guión sólido. Uno que nunca daría para una gran película en manos de un director normalito. No es casual, por tanto, que el guionista y coproductor del filme, el también actor Wentworth Miller (mundialmente famoso gracias a Prison Break), haya pensado para hacer realidad esas páginas en el director de la Trilogía de la Venganza, cuyo universo cinematográfico es lo suficientemente rico para convertir una modesta planta de salón en un frondoso y espectacular bosque lleno de variedad y posibilidades. Un cineasta capaz de mover todas las piezas con la misma atención y sabiduría, desde la dirección artística al sonido, pasando por la fotografía,  la dirección de actores y el montaje. Todo cuidado al detalle para ofrecer al espectador una buena película.

Stoker no sólo sorprende por ser un thriller diferente y elegante, también por dejar aflorar la personalidad de su director, por imponer la forma sobre el fondo sin resultar vacía. Es una película deliberadamente y justificadamente barroca, porque está narrada desde el punto de vista de una adolescente de inteligencia y sensibilidad por encima de la media (portentosa Mia Wasikowska). Potencial arcilla en las manos de su tío (idóneo Matthew Goode), que regresa a la familia tras el fallecimiento de su hermano, consolando a la afligida viuda (acartonada pero eficaz Nicole Kidman) e intentado conectar con su sobrina a toda costa… porque tiene madera de psicópata o, como gusta decir ahora, sociópata; encerrada en su inmenso mundo interior, mirando por encima del hombro al resto de semejantes y dotada de una belleza capaz de abrirle cualquier puerta en el futuro.

Matthew Goode a punto de contaminarlo todo en "Stoker".

Matthew Goode a punto de contaminarlo todo en “Stoker”.

Hay quien la ha definido como un remake inconfeso de La sombra de una duda, de Alfred Hitchcock. Y algo de ella tiene, pero aquí el punto de vista es muy diferente, más próximo al de Pier Paolo Passolini y su perturbadora Teorema, por las connotaciones nihilistas de su planteamiento, con esa acaudalada familia  tocada por la locura, por el despertar sexual de su joven protagonista y por la perversidad de la que acaba siendo partícipe el espectador en comunión con estos personajes y sus enfermizos juegos de dominación y poder, presentados de manera exquisita… e irresistible.

 

Tags: , , , , , , , , , , ,

Category: Críticas

Deja un comentario