Sólo los amantes sobreviven, el tedio decadente de Jim Jarmusch

| 14 julio, 2014 | 0 Comentarios

Los amantes del cine independiente tendrán en Jim Jarmusch un claro referente de grandes películas con un estilo definido. Underground y con una banda sonora muy marcada, la filmografía de este estadounidense de 61 años ha sido elogiada por el mismísimo Wim Wenders que ve en el director de Flores rotas el último referente del cine independiente de todos los tiempos.

Sólo él se ha podido introducir de lleno en la moda vampírica que asedia al cine y convertir una de sus historias en un lánguido romance con trazos melancólicos y románticos de una humanidad perecedera vista por los ojos inmortales de una pareja de vampiros adaptada a los siglos que les ha tocado vivir desde un punto de vista escéptico y romántico. Una traslación de la personalidad más oscura de Jarmusch plasmada en su última obra cinematográfica.

Tilda Swinton es una vampiresa en Sólo los amantes sobreviven

Tilda Swinton es una vampiresa en Sólo los amantes sobreviven

Sólo los amantes sobreviven se une así a su lista de películas lentas, difíciles de digerir por el público medio de multicine y con la puerta abierta a varias interpretaciones sobre un guión caótico y con poco argumento que se alarga durante algo más de dos horas.

En ella podemos encontrar las sobresalientes actuaciones de la cameleónica Tilda Swinton y Tom Hiddleston que abandona su traje de antihéroe de Los Vengadores para meterse en la piel del pálido rockero chupasangres atormentado por la vida tras varios siglos de existencia en un mundo que se destruye sin remedio. Adam y Eve, nombres crípticos y reveladores de los protagonistas, son una pareja de vampiros que viven en pleno siglo XXI después de haber sido coetáneos de grandes figuras de la humanidad como William Shakespeare, Nikola Tesla o Franz Kafka. Todos ellos figuras brillantes que marcaron sus vidas en otro tiempo.

La presentación de ambos personajes es de lo más espectacular. Jarmusch hace gala una vez más de su buen gusto musical y se sirve para ello de grandes temas versionados por su banda SQÜRL, en la que el cineasta originario de Ohio hace sus pinitos como músico junto a Carter Logan y Shane Stoneback desde 2009.

Con un mareante plano que gira como un disco de vinilo al ritmo de la versión “Funnel Of Love” de Wanda Jackson, el espectador se adentra de lleno en la tediosa vida de Adam y Eve, la pareja de vampiros más snob que haya existido nunca y que viven al margen de una sociedad que les aburre y de la que ni se molestan en chuparle su sangre.

Hordas de humanos zombis que asedian las calles de ciudades como Detroit o Tánger donde residen ambos protagonistas y en los que la noche les sirve de refugio de una humanidad que ha dejado de interesarles siglos atrás y de la que demandan poco a cambio de una inmortalidad inmersa en la música underground y la literatura de grandes clásicos atormentados por su talento.

Tom Hiddleston a lo Mario Vaquerizo en Sólo los amantes sobreviven

Tom Hiddleston a lo Mario Vaquerizo en Sólo los amantes sobreviven

A pesar de vivir separados, a través de los siglos la pareja se reencuentra y continúa unida en la eternidad más allá del devenir de la historia y de los cambios producidos en la humanidad. El súmmun del espíritu romántico que ya quisieran para sí literatos como Góngora o Poe trasladados a la pantalla grande.

Puede que esta visión oscura y tremendista de la hecatombe mundial producida por la desgana de los protagonistas quede en un segundo plano por le estética efectista que el director dota a sus personajes que combinan la pedantería en algunas escenas con aparatos de última tecnología. Una mezcla de estilos que por momentos despega al espectador de la decadente figura romántica y tediosa que desprende la película.

A pesar del ritmo lento y un guión sin rumbo fijo, Sólo los amantes sobreviven se presenta como un soplo de aire fresco en la cartelera veraniega para aquellos que no quieren seguir la corriente y separarse del rebaño por 120 minutos. Puede que el viaje no sea todo lo placentero que se esperaba, pero al menos no dejará indiferente. Sólo el goce de su banda sonora y su calidad artística vale el precio de la entrada. En cuanto a la historia, es mejor que cada uno aplique su criterio.

Estos son algunos de los temas que encontraréis en Sólo los amantes sobreviven para abrir boca:


 

 

 

 

Tags: , , , , , ,

Category: Críticas, Destacados

Deja un comentario