‘REC 3: Génesis’. Rebobine, por favor

| 28 marzo, 2012 | 2 Comentarios

Leticia Dolera protagoniza Rec 3: Génesis de Paco Plaza

Leticia Dolera protagoniza Rec 3: Génesis de Paco Plaza

En 2007, Jaume Balagueró y Paco Plaza renovaron el panorama del cine de terror español con el estreno de REC. Esta original película de zombis se desarrollaba en el único escenario de una comunidad de vecinos y seguía la fórmula del found footage (metraje encontrado), un modo de narrar que popularizó El proyecto de la Bruja de Blair. Entre sus logros estaba la capacidad para hacer reír e inquietar a partes iguales en lo que parecía una delirante mezcla de Aquí no hay quien viva con La noche de los muertos vivientes. Además, REC sentó de manera inteligente las bases que garantizan el éxito de una buena franquicia de terror: una heroína en apuros, Manuela Velasco, y un inquietante malvado del que se van conociendo más datos en cada nueva entrega, la Niña Medeiros.

La primera secuela de la saga continuó desarrollando el misterio de este maléfico ser que vivía oculto en el último piso de un edificio. REC 2 fue un intento de hacer un más difícil todavía que, sin resultar tan fresco y logrado como el anterior, al menos permanecía fiel a las reglas creadas en el primer episodio.

Cuando una franquicia como REC va sumando capítulos, la primera pregunta que han de plantearse sus responsables es cómo seguir sorprendiendo al espectador sin dar muestras de que la fórmula está agotada, y sin traicionar el espíritu de la serie. En este sentido, Scream de Wes Craven es el mejor ejemplo de cómo estirar el chicle hábilmente sin que la pompa te estalle en la cara. La segunda parte de la bruja de Blair, por el contrario, demuestra cómo puedes cargarte una buena idea por no conservar el ADN que daba su peculiaridad al original.

Paco Plaza, esta vez único director de la película, ha optado por romper moldes en REC 3, creando unas expectativas al principio del filme que saltan por los aires a la media hora. Si su objetivo era dejarnos con la boca abierta, desde luego lo ha conseguido. Eso sí, la sorpresa es bastante desagradable. REC 3 arranca de manera brillante, repitiendo el esquema de las anteriores entregas de mostrar la acción tal y como es vista por uno de los testigos a través de su cámara, en riguroso directo. El marco también promete: una boda typical Spanish, otro escenario casposo equivalente a la comunidad de vecinos de la primera parte. Además, como novedad, Plaza incorpora la experiencia multicámara, justificada por la presencia de varios dispositivos en la celebración, donde la steady cam profesional del operador contratado para hacer el vídeo del enlace, convive con la camarita digital del sobrino del novio.

Con este sugerente punto de partida, uno asiste con emoción a la aparición del primer zombi, con el aliciente añadido de que, como reza Génesis, el subtítulo de la peli, se nos va explicar cómo empezó todo. Pero es un espejismo. Plaza va de iconoclasta y entonces se produce uno de los coitus interruptus más frustrantes que ha vivido en el cine el que esto escribe. De repente, desaparece el recurso de la cámara en mano y la película se transforma en un chiste muy largo que exige demasiada complicidad. El humor sustituye al horror y los guiños al cine de serie B y a determinada comunidad cinéfila amante del gore y el chascarrillo sectario pesan más que el respeto a la historia y al universo gestado en las anteriores entregas.

Lo que Plaza ha hecho con REC 3 se asemeja al Planet Terror de Robert Rodríguez, otro filme donde, con la excusa de un supuesto homenaje al cine de bajo presupuesto y la auto-parodia, se crispaban los nervios del espectador menos entregado a la causa del cine trash. Por muy molón que sea ver a Leticia Dolera en plan novia ensangrentada matando zombis con una sierra mecánica al ritmo de Pablo Abraira y Tino Casal, o meter a un inspector de la SGAE en una boda plagada de muertos vivientes, la cinta puede ser tomada como una tomadura de pelo para los que no vayan prevenidos.

Da la impresión de que Plaza tenía miedo de que los recursos petrolíferos que hicieron de REC y REC 2 un éxito se agotaran, pero dinamitar toda la refinería para evitarlo, no me parece la mejor idea. Ver REC 3 es como cuando vas a una fiesta y te encuentras al típico invitado que pone un CD recopilatorio con temas de Marisol, de las series que veías de pequeño o del último fenómeno de Youtube. Al principio puede tener su gracia, pero al rato quieres matar al improvisado DJ. Se supone que Jaume Balagueró, que dirigirá en solitario la próxima entrega, retomará la historia allí donde acabó la segunda. Eso espero, porque durante gran parte de REC 3 a uno sólo le dan ganas de darle al STOP y hacer REWIND hasta la primera media hora de la película.


REC 3: Génesis se estrena el viernes 30 de marzo.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Críticas, Destacados

Comentarios (2)

Trackback URL | Comentarios RSS Feed

  1. Antonio Cabello dice:

    No puedo estar más en contra de lo que expones en tú crítica. Me encanto y el giro que ha tomado era necesario.

  2. dany dice:

    A mi me encantó, es cierto que si hubiera seguido el estilo de camara en mano hubiera estado bien, pero hay muchas escenas que no se podrian a ver mostrado. La verdad esque me encantó la pelicula mucho más que Rec 2 y eso de los dos mundos uno a oscuras y otro con luz.

Deja un comentario