Posesión Infernal (Evil Dead): Como Dios manda

| 25 marzo, 2013 | 0 Comentarios

Fotograma de Posesión Infernal (Evil Dead)

Fotograma de Posesión Infernal (Evil Dead)

¿Para qué rehacer una obra maestra? ¿Cómo se puede intentar enmendar un clásico sin caer en el ridículo? ¿Por qué no producir una película original de terror? Como por ejemplo The Cabin in the Woods, que nos demuestra que el cine puede seguir sorprendiéndonos utilizando los códigos de siempre. ¿Por qué Hollywood insiste una y otra vez en repetirse en lugar de superarse?

Esa y otras muchas reflexiones asaltaron la mente de la mayoría de aficionados al cine de terror al enterarse de que el propio Sam Raimi produciría, con la colaboración de Robert Tapert y el protagonista de la saga original, Bruce Campbell, esa obra capital del género que fue y sigue siendo The Evil Dead, estrenada oficialmente en 1982 (aunque en nuestro país hubo que esperar más de un año a que se dejara ver por nuestra cartelera. Pero la de los distribuidores es otra historia a analizar en otro momento). La prometida cuarta entrega de la serie, tras Terroríficamente muertos y El ejército de las tinieblas, se había convertido ya en una quimera, y Sam Raimi, convertido en un productor de cierta influencia en Hollywood, ya no parecía demasiado interesado en repetir sus gamberradas de antaño, a excepción de esas merecidas vacaciones de Spider-Man en las que se convirtió Arrástrame al infierno (2009), con la que deleitó a sus incondicionales, aunando comedia y terror delirante como sólo él sabe hacer.

Imagen de Posesión Infernal, el remake

Imagen de Posesión Infernal, el remake

Con la fiebre de remakes que asola la industria en estos momentos, era cuestión de tiempo que Raimi flirteara con la idea de reinventar su ópera prima controlando él mismo el resultado, en lugar de que cayese en manos indeseables (¿hace falta recordar la lista de infectos remakes apadrinados por Michael Bay?). Para hacerlo realidad eligió a un cineasta de origen uruguayo al que contrató nada más ver su estimulante cortometraje Ataque de pánico. Fede Álvarez también debuta en el largometraje con esta Posesión Infernal. Y es algo que se nota por la contagiosa energía que desprende el film. Eso sí, aunque el cortometraje que le abrió las puertas de Hollywood es un audaz ejercicio de efectos visuales generados por ordenador, su nueva versión de Posesión Infernal tiene alergia a esas nuevas tecnologías. De hecho, es una de sus claves para generar inquietud en el espectador y, sin duda, una de las razones que la está convirtiendo en estos momentos en un fenómeno para muchos incondicionales del género.

Posesión Infernal huele a terror del clásico. Aparte la construcción de una atmósfera creíble gracias al trabajo de fotografía y dirección artística está la capacidad de impacto del gore. Y sí, podemos considerar el gore como clásico porque lleva dando guerra desde hace unos 50 años. Una vez que la cosa se desmadra, no parece que ningún personaje vaya a salir entero de semejante trance. La mayor parte del horror que presenciamos ocurre delante de la cámara con la ayuda de la magia del maquillaje y algún que otro empujón, eso sí, muy discreto, del CGI. El resultado es incómodo, visceral, realista… como debería ser el de la mayoría de las películas de terror que aspiran a serlo sin lograrlo.

Posesión Infernal (Evil Dead)

Posesión Infernal (Evil Dead)

¿Pero estamos ante un clon o existen diferencias notables respecto al original? Digamos que a grandes rasgos estamos ante la misma historia, pero los personajes, sus relaciones y el desenlace se desmarcan lo suficiente para convertirla en una película diferente y con voz propia, a lo que hay que sumar el hecho de que, en su día, The Evil Dead fue una producción amateur de presupuesto casi inexistente, al contrario que esta nueva versión, de acabado sencillamente espectacular a pesar de no derrochar los millones precisamente.

El primer punto de inflexión del guión es que estos eternos jovenzuelos no se van al bosque a pasarlo en grande y a dar rienda suelta sus impulsos libidinosos. No. Este grupo formado por dos chicos y tres chicas se enclaustran en una cabaña en el bosque con un claro objetivo: una de ellas intenta desengancharse de la droga. Tras algunos intentos fallidos, la solución parece estar en aislarse del mundanal ruido y pasar el inevitable mono con gente de confianza. Pero, ay, las cosas siempre pueden ir a peor y el sótano esconde algo maligno. Algo que liberará un demonio que pondrá patas arriba esa sobredosis de realidad en la que andan inmersos estos cinco muchachos y hundirlos en una violenta pesadilla sobrenatural.

Evil Dead (Posesión Infernal)

Evil Dead (Posesión Infernal)

Sí, hay mal rollo y mucho en esta nueva Posesión Infernal, pero, sabiamente, la película logra dosificarlo sin traicionar el espíritu del filme original. Porque cuando las cosas se ponen feas de verdad el humor negro hace acto de presencia para hacer más llevadera esta montaña rusa de sangre, mamporros, tiros, jeringazos, martillazos, cutters y cuchillos de cortar carne. Una vez más, la violencia delirante y la maldición infernal forman una inseparable pareja. Y el resultado es tan explosivo como entretenido. No apto para estómagos sensibles, pero sin duda a la medida de los que saben divertirse con este tipo de películas-experiencia.

El que esto suscribe es un incansable admirador de la cinta clásica de Sam Raimi, pero desde hoy también lo es de su remake. Y es que los buenos remakes también existen. No demasiados, a decir verdad, pero ahí están, para demostrarlo, películas como La cosa, de John Carpenter, o El terror no tiene forma, de Chuck Russell. Se puede igualar y, en algunas ocasiones, superar al original. En esta ocasión, Fede Álvarez ha logrado estar a la altura en todos los sentidos. Y es que, como The Evil Dead, Posesión Infernal es, ante todo, una grandísima película para  pasarlo en grande. Y una, por cierto, en la que conviene quedarse a ver, íntegramente, los títulos de crédito finales. Especialmente aquellos que conozcan la trilogía original.

Nos vemos el día del estreno. Yo pienso repetir.

Tags: , , , , , , ,

Category: Críticas, Destacados

Deja un comentario