‘Mi semana con Marilyn': La magia de los fantasmas de una estrella

| 22 febrero, 2012 | 0 Comentarios

Michelle Williams en Marilyn Monroe

Michelle Williams es Marilyn Monroe en Mi semana con Marilyn

La figura de uno de los mitos eróticos más famosos de Hollywood, Marilyn Monroe recobra su esplendor abandonando los grafismos de tazas y estampados de bolsos a los que había quedado relegada la gran estrella de Norma Jeane.

Mil veces homenajeada y retratada en el cine, Marilyn vuelve a brillar como la gran estrella que fue de manos del director Simon Curtis en Mi semana con Marilyn. La cinta recupera al mito y la separa de la mujer que fue para enseñarnos los bajos fondos de una artista en auge que encandilaba a todos con su dulce mirada y pícara sonrisa. Así era Marilyn Monroe, un ser provocativo por naturaleza que se hizo a sí misma en detrimento de su desarrollo personal.

Mi semana con Marilyn muestra las inseguridades de la actriz

Mi semana con Marilyn muestra las inseguridades de la actriz

Mi semana con Marilyn nos muestra un pedazo de lo que fue la vida de esta mujer admirada y alrededor de la cual se creó el mito. Sin intenciones de deshacer cualquier idea preconcebida de la Monroe, la película nos introduce en una faceta íntima, personal y profunda de la gran diva del cine.

Gran parte de este logro es debido al soberbio trabajo de Michelle Williams, una actriz que poco a poco ha sabido labrar su carrera a fuerza de trabajos de secundaria que han dado pie a interpretaciones como ésta. Simplemente inmejorable. Mi semana con Marilyn es ella. Michelle despliega todos sus encantos y enamora a la cámara como lo hiciera Marilyn. Más allá de una mera imitación, la actriz sabe captar la fragilidad, el descaro y los miedos de una estrella en ciernes infeliz por su propia incapacidad de hallar consuelo en los que la rodean.

Arthur Miller y Marilyn Monroe en Mi semana con Marilyn

Arthur Miller y Marilyn Monroe en Mi semana con Marilyn

Mi semana con Marilyn  retrata los días que pasó la tentación rubia en Londres durante el rodaje de El príncipe y la corista, donde la actriz compartía protagonismo con Laurence Olivier a quien da vida Kenneth Branagh en la ficción. Colin Clark (Eddie Redmayne) un joven estudiante de cinematografía se las arregla para trabajar en la producción en los famosos estudios de cine Pinewood de Bristol, en Londres. La llegada de la explosiva actriz a la capital británica revoluciona la ciudad, al mismo tiempo que Olivier intenta atender sus múltiples exigencias y manejar sus inseguridades frente a la cámara. Colin se siente atraído por la actriz, que también se interesa por él y le abre su mundo interior donde lucha con su fama, su belleza y su deseo de convertirse en una gran actriz.

La película está basada en el libro El príncipe, la corista y yo del propio Colin Clark donde narra las experiencias con la rubia actriz durante esa intensa semana. El guión de Mi semana con Marilyn pasa a un segundo plano elevando a las alturas las impecables interpretaciones que en ella se pueden ver. Kenneth Branagh como Sir Laurence Olivier, Julia Ormond como Vivien Leigh, Emma Watson como la joven ayudante de vestuario Lucy, Judi Dench como la veterana actriz Sybil Thorndike, Dougray Scott como Arthur Miller, Zoë Wanamaker como la profesora de interpretación Paula Strasberg Todos arropan y encumbran a Michelle Williams a lo más alto en su interpretación como Marilyn. Y es que la actriz capta y transmite a la perfección los miedos y las sombras de quizá la mayor estrella de Hollywood de todos los tiempos: Marilyn Monroe.

Mi semana con Marilyn se estrena el 24 de febrero en cines de toda España.

 

NOTICIAS RELACIONADAS:

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Críticas

Deja un comentario