‘Los Miserables': las partituras de la herencia de Victor Hugo

| 20 diciembre, 2012 | 0 Comentarios

Hugh Jackman y Anne Hathaway en una imagen de 'Los Miserables'

Hugh Jackman y Anne Hathaway en una imagen de ‘Los Miserables’

Precedido por la fama que le hizo célebre al ser uno de los musicales más aplaudidos de la historia y avalado por la tutela del director ganador de un Oscar Tom Hooper, nos llega uno de los estrenos más esperados de la temporada: Los Miserables. El día de Navidad, la gran novela romántica del escritor francés Victor Hugo vuelve a dar el do de pecho para convertirse en un musical, pero esta vez en pantalla grande.

Las múltiples adaptaciones que ha sufrido la obra de Los Miserables a lo largo de su historia, hacen de la vida de Jean Valjean y el destino de Cosette un alegato universal que emociona a lectores y espectadores por igual, convirtiéndola en una de las historias más repetidas desde la fecha de su publicación en 1862. Varias series de televisión, adaptaciones cinematográficas, teatrales y musicales han convertido a la obra de Victor Hugo en uno de los alegatos más famosos a favor de la redención del alma dentro de un contexto de revolución y agitación social. Si bien sus valores están más presentes que nunca, con Los Miserables de Tom Hooper se recupera el espíritu de la novela y se mezcla con el aspecto audiovisual del musical. Una amalgama de sensaciones comandadas por un director meticuloso con el detalle y escrupuloso en la dirección de sus actores.

Samantha Barks y Eddie Redmayne en 'Los Miserables'

Samantha Barks y Eddie Redmayne en ‘Los Miserables’

Ya nos lo dejó claro con su ‘Discurso del Rey‘, donde la superación personal de un monarca se convirtió en eje principal de una película que empujó a Hooper hasta una posición privilegiada. De este modo ha llegado a recrear la Francia del siglo XIX acompañado de un reparto de lujo y heterogéneo. Las actuaciones de Los Miserables son el por y el para de toda la película.

Anne Hathaway, Hugh Jackman, Russell Crowe, Amanda Seyfriend y Eddie Redmayne demuestran sus dotes vocales además de las interpretativas a lo largo de dos horas y media de metraje. Un reto al que los actores se enfrentaron en el propio estudio de rodaje y cuyas actuaciones musicales fueron grabadas al mismo tiempo que se rodaba la película. Con mayor o menor acierto, los actores defienden sus papeles a golpe de pulmón en una cinta en la que la mayoría de los diálogos son cantados.

Cabe destacar la interpretación de Anne Hathaway como Fantine. Su personaje consigue emocionar al espectador durante el interminable primer plano al que Tom Hooper somete a todos los personajes protagonistas. El contrapunto al drama de Jean Valjean (Hugh Jackman) y Cosette (Amanda Seyfried/Isabelle Allen) lo ponen los personajes de Sacha Baron Cohen y Helena Bonham Carter. Estrafalarios y burlescos, los actores no brillan por sus dotes musicales, pero sí por sus interpretaciones que alivian la carga dramática del total de la película.

Helena Bonham Carter y Sacha Baron Cohen en una imagen de 'Los Miserables' por Annie Leibovitz

Un gran reparto que va entrando en común con el personaje de Jean Valjean como nexo de unión y con el temido y recto inspector Javert al que da vida un más que correcto Russell Crowe, que si bien no destaca por sus dotes vocales, mantiene el tipo ante grandes voces como las de Anne Hathaway o Amanda Seyfried.

Los Miserables son espectáculo y nos traslada a pleno siglo XIX en el que las desigualdades mantienen dividida a la sociedad. El vestuario a cargo de Paco Delgado y la fotografía de Danny Cohen ayudan a crear el ambiente idóneo para introducirnos en la revolución que azotó Francia en junio de 1832.

Pero es de recibo avisar a quienes no gusten de los gorgoritos y otras destrezas musicales en el cine, se abstengan de verla. Dos horas y media sin respiro vocal, podría resultar perjudicial para su salud.

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Category: Críticas, Destacados

Deja un comentario