Las flores de la guerra: superproducción made in China

| 8 marzo, 2013 | 0 Comentarios

Christian Bale y Ni Ni en Las flores de la guerra

Christian Bale y Ni Ni en Las flores de la guerra

El cine chino cada vez nos tiene más acostumbrados a superproducciones capaces de conquistar los cines de todo el mundo y no sólo quedarse con los premios de los festivales internacionales. Otra prueba más está en Las flores de la guerra de Zhang Yimou, uno de los mejores directores del país y del mundo con joyas como Sogo Rojo, ¡Vivir!, La linterna roja o la espectacular Hero. Llega tarde, como casi todas las películas asiáticas, con un año de retraso y con poca distribución pero quien la vea podrá comprobar que puede codearse con cualquier producción estadounidense. No en vano es la más cara de la historia de China con una clara vocación internacional. Christian Bale es el actor principal del filme y no por casualidad. La cara de Batman vuelve al campo de batalla chino, con apenas 13 años protagonizó la angustiosa y lacrimógena El imperio del sol de Steven Spielberg. En aquella película se vio envuelto en una guerra que no le pertenecía hasta que formó parte de ella y en Las flores de la guerra le pasa algo parecido.

El actor galés interpreta a John, un maquillador de cadáveres americano, ajeno a la guerra que se dedica al lucrativo negocio de las funerarias en mitad de la invasión del imperio japonés a la ciudad china de Nanking. Pero Las flores de la guerra no es sólo la historia de John, es la historia de catorce prostitutas, trece estudiantes y un monaguillo. Es la historia de inocentes, víctimas de las atrocidades de la guerra. Pequeñas historias en mitad de la salvajada que merecen la pena ser contadas y mucho más convertidas en película. La novela de Yan Geling Las 13 mujeres de Nankín, en la que se basa el filme, cuenta como tres mundos distintos terminan reconciliados para sobrevivir a la guerra.

Es inevitable acordarse de Ciudad de vida y muerte, la impresionante película de Lu Chuan que con un voraz y brutal blanco y negro narró la batalla Nanking. Comparten el mismo acontecimiento histórico, el genocidio del ejército japonés que asesinó y torturó a más de 400.000 chinos. Pero Las flores de la guerra tiene más que ver con La lista de Schindler de Steven Spielberg o en clave española con Las 13 rosas, a la hora de subrayar los actos de valentía y de generosidad rodeados de barbarie

Zhang Yimou ofrece la primera lección de cine en los primeros veinte minutos de película al mostrar la escasa resistencia que opusieron las tropas chinas frente a las japonesas dejando secuencias para el recuerdo del mejor tiempo bélico al tiempo que presenta a los protagonistas, la voracidad y fiereza de los militares japoneses y la generosidad y honor del pueblo chino. A partir de aquí, Zhang Yimou se centra en el desarrollo de los personajes dentro de una iglesia sitiada por el enemigo. En un lugar tan apropiado para que la mayoría de personajes busquen reconciliarse con ellos mismos y con el prójimo, y el director dé rienda a su poesía visual.

Christian Bale se integra perfectamente con el resto del reparto chino en una interpretación sólida y contenida en las escenas de más dramáticas. Sobresale Ni Ni que hace de sensual prostituta. Zhang Yimou retrata como nadie a los personajes femeninos llenándolos dibujando sutiles caras pero sin dejar explotar la parte más sexual.

Puede que no sea la mejor película de Zhang Yimou. Lo malo de una megaprodrucción como esta es que no hay hueco para el formalismo y deleite contemplativo que impera en las mejores películas del director chino, pero estamos hablando de una grandísima película que debería llevar el imperativo legal de verla.

Tags: , , , , , , ,

Category: Críticas, Destacados

Deja un comentario