‘La noche más oscura': Tu yihad termina donde comienza la mía

| 3 enero, 2013 | 0 Comentarios

Jessica Chastain en La noche más oscura de Kathryn Bigelow

Jessica Chastain en La noche más oscura de Kathryn Bigelow

Si alguien pensó que dar busca y captura a Bin Laden fue cosa fácil, ahí está Kathryn Bigelow para corroborar que fue una quimera, que convirtieron en realidad un grupo de investigadores de la CIA gracias a su trabajo y tesón siguiendo pistas y conexiones que no llegaban a ninguna parte. La noche más oscura (Zero Dark Thirty) es una exhaustiva crónica de diez años de investigación de la CIA rastreando el paradero de Bin Laden, después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, que terminó con la ejecución del líder de Al Qaeda en mayo de 2011, en una intervención militar a la afueras de Abbottabad, Pakistán.

La película se acerca mucho a un documental periodístico, más por el contenido que por la forma. Kathryn Bigelow parece más preocupada en que su trabajo se conserve fidedigno y convincente por el detallismo y minuciosidad del argumento para que se conserve como un documento histórico. Sin embargo, en pocos momentos zero-dark-thirty-la-noche-mas-oscurale pierde el pulso a la narración convirtiéndolo en un buen thriller. Gracias al buen hacer de la directora; el aluvión de nombres, datos, conexiones que recibe el espectador evita que termine atragantado. Llega un momento que poco importa perderse entre tanto nombre árabe, Bigelow mantiene la tensión y atrapa la atención en buena parte del film. En parte, por convertir la maquinaria de la CIA en casi un enemigo a batir por la protagonista, una joven agente interpretada por una increíble Jessica Chastain. La actriz, que con este papel aspira firmemente al Oscar, hace de Maya que después del 11-S es destinada a Islamabad en Pakistán para seguir la pista de Bin Laden. Una de las partes más interesantes de la película es la transformación que sufre su personaje. En los diez años que dura la búsqueda, Maya va desde la perplejidad y el rechazo que le provocan las torturas empleadas por su organización hasta convertir la captura de Bin Laden en su propia Yihad.

La noche más oscura recuerda en muchas cosas a En tierra hostil, ganadora de seis Oscar en 2009 incluida mejor película y directora. Adolece de tantas escenas de acción pero las que tiene son marca de la casa. Cien por cien meticulosa en la puesta en escena. También por la obsesión de llevar la historia con el máximo realismo a la pantalla. Si en la predecesora retrataba con hiperrealismo la vida de unos artificieros en la segunda guerra de Irak, aquí se detiene en los métodos de la CIA respetando escrupulosamente el contexto histórico. Parte del mérito hay que reconocérselo a Mark Boal, guionista en ambas películas.

Esta vez Bigelow se desprende de cierto tono patriota que sí tenía su anterior película. Su exposición es mucho más distante y fría en busca de la objetividad. La noche más oscura da para plantearse juicios morales sobre empleo de torturas y la ejecución de Bin Landen. Sin embargo, la directora los muestra con toda la crudeza sin justificaciones de ningún tipo. Es esta la tónica de general de la película que juega en su contra. No hay subtramas de la vida de los personajes, sino una somera exposición de hechos que avanzan hacia el objetivo final. Aunque el relato tiene un ritmo espectacular –diez años condensados en algo de más de dos horas-, termina en algunos momentos haciéndose larga y fría.

Tags: , , , , , , , , , ,

Category: Críticas, Destacados

Deja un comentario