La mejor oferta: un guión que muestra sus costuras

| 15 julio, 2013 | 0 Comentarios

Geoffrey Rush y Sylvia Hoeks en una imagen de La mejor oferta de Giuseppe Tornatore

Geoffrey Rush y Sylvia Hoeks en una imagen de La mejor oferta de Giuseppe Tornatore

Con la sombra de la aclamada Cinema Paradiso a sus espaldas, el director italiano Giuseppe Tornatore continúa dando palos de ciego en una carrera desigual que marcó aquella delicia de película merecedora de un Oscar en 1988. Encasillado en su gran éxito que le llevó a lo más alto, lo cierto es que el director de Malena ha desaprovechado cada oportunidad de volver a recuperar su Edad de Oro que rozó por un momento gracias a personajes como Alfredo y Totó.

Con su cine cadencioso, romántico y sensible, Tornatore ha emocionado y subido los niveles de glucosa por partes iguales. En su última película, La mejor oferta, no falta la dosis propicia de azúcar en un guión que mezcla suspense y romance, pero que muestra sus costuras para quedarse en cueros a mitad de camino.

A pesar de las deficiencias de guión, La mejor oferta tiene puntos fuertes que se convierten en los pilares sobre los que se construye la que quizá sea una de las más aplaudidas historias de Tornatore en los últimos años.

Geoffrey Rush es Virgil Oldman en La mejor oferta

Geoffrey Rush es Virgil Oldman en La mejor oferta

El primero de esos pilares sobre el que se sustenta es Geoffrey Rush. El actor australiano soporta gran parte de la película a sus espaldas y la convierte en una clase magistral de elegancia y buenas maneras frente a la cámara, consiguiendo que su personaje antipático y sociópata llegue al espectador a través de los resquicios de debilidad que se empeña en ocultar.

Rush se mete en la piel de Virgil Oldman, un anticuario experto en falsificaciones cuya vida solitaria está marcada por la pulcritud, el orden y su miedo a las mujeres. El eterno femenino evocará la mayor de las pasiones de este personaje obsesionado con el arte y la belleza, lo que le lleva a atesorar una importante colección privada.

Oldman se convertirá en el hilo conductor a través del cual el director introduce ligeras y muy escuetas pinceladas artísticas en una historia que bien podía haber convertido el arte en un personaje más de la película, pero que desaprovecha la oportunidad para virar en un romance al uso a pesar de la diferencia de edad de sus protagonistas.

El reparto lo completan actores como Jim Sturgess (Cloud Atlas), la actriz holandesa Sylvia Hoeks y el veterano Donald Sutherland, correctos al lado de la impresionante interpretación de Geoffrey Rush.

Geoffrey Rush en La mejor oferta de Giuseppe Tornatore

Geoffrey Rush en La mejor oferta de Giuseppe Tornatore

Dentro de las pinceladas del cine de Tornatore, romántico, edulcorado y en ocasiones con escenas innecesarias, La mejor oferta nos llega a la cartelera avalada por las buenas críticas internacionales y con algunos trazos de cine negro. Lástima que el director italiano no haya sabido sacar todo el partido a una historia muy bien orquestada en escena pero a cuyo guión se le ve el plumero antes de tiempo.

Ni la banda sonora del gran Ennio Morricone, ni la genial fotografía de Fabio Zamarion hacen de ésta una cinta redonda, ya que falla en lo primordial.

Ambiciosa pero poco sutil en su desarrollo, La mejor oferta se convierte en una de las mejores oportunidades de volver a ver el cine de Tornatore en acción. La belleza a través del arte, la contraposición de la juventud y la vejez y la melancolía de la soledad autoimpuesta, hacen de ésta no la mejor oferta de la cartelera de estos días, pero sí una a las que tener en cuenta para pasar el rato en una sala de cine y huir del calor del verano.

Tags: , , , , , , , ,

Category: Críticas, Destacados

Deja un comentario