‘Jack Reacher': pequeño gran hombre

| 6 enero, 2013 | 0 Comentarios

Fotograma de Tom Cruise en 'Jack Reacher'

Fotograma de Tom Cruise en ‘Jack Reacher’

Las decepcionantes recaudaciones de Noche y Día y Rock of Ages han demostrado que incluso una estrella capaz de vender un proyecto con su sola presencia como Tom Cruise no siempre es garantía de éxito de taquilla. A pesar de estos traspiés, la saga de Misión Imposible, cuya última entrega ha funcionado mucho mejor que su predecesora, sigue siendo un valor seguro para el mejor embajador de la Cienciología. Por eso, no es de extrañar que el Sr. Cruise se haya aventurado a iniciar una nueva franquicia con la que mantener su status de rey del box office con Jack Reacher.

En principio, esta adaptación al cine del personaje creado por Lee Child nos hacía temer lo peor por lo que parecía a todas luces un nuevo vehículo de lucimiento del actor, también productor del filme, con el que demostrar que, a sus 50 primaveras, sigue estando en excelente forma física. El hecho de que un detective que en las novelas medía casi dos metros fuera interpretado por Cruise, alguien grande en muchas cosas pero no en estatura precisamente, añadía quizás un plus de presuntuosidad al asunto.

Sin embargo, al poco de empezar,  Jack Reacher borra de un plumazo nuestros prejuicios, con una vibrante secuencia inicial donde compartimos el punto de vista de un francotirador a punto de perpetrar una masacre, todo muy bien acompasado con la intensa respiración del asesino. Pronto nos damos cuenta de que Cruise ha confiado su película al tipo adecuado. Christopher McQuarrie, ganador del Oscar al Mejor Guión Original por Sospechosos habituales, escribe y dirige un solvente thriller que adapta One Shot, la novena aventura de este antiguo investigador militar que vive al margen de la ley y cuyo paradero siempre se encarga de mantener desconocido.

En esta entrega, Jack Reacher vuelve al ruedo para ayudar a una joven abogada (Rosamund Pike) encargada de defender al presunto autor del tiroteo con el que arranca el filme. El increíble olfato del detective y su sagacidad a la hora de descartar falsas pistas y descubrir otras nuevas, acaban por convencer a la letrada de la inocencia de su defendido, un hecho que ni ella misma contemplaba.

Tejido como un entretenido juego de atar cabos, el filme avanza sin problemas a lo largo de sus más de dos horas. El carisma de su personaje principal, que reúne la perspicacia de Sherlock Holmes, y la socarronería y arrogancia del Clint Eastwood de Harry el sucio con la fisicidad del último James Bond, es una de las bazas de la película, aunque parte de la idiosincracia de Jack Reacher quede anulada o diluida por la propia presencia de un Cruise convincente pero demasiado reconocible. Dejar el papel en manos de un actor con una carrera menos visible le habría dotado de mayor personalidad.

Werner Herzog interpreta al villano de 'Jack Reacher'

Werner Herzog interpreta al villano de ‘Jack Reacher’

Sin salirse del corsé al que obliga un producto de estas características, el filme consigue mezclar los ingredientes de una receta ya conocida en su justa medida, con el toque suficiente de originalidad para evitar la rutina. Con las dosis mínimas aceptables de tensión sexual, acción, giros inesperados y humor, Jack Reacher encuentra ese punto exacto que últimamente parece tan difícil de encontrar, y que se halla entre tomarse demasiado en serio y pasarse de gracioso. Sirva de ejemplo de esta casi invisible peculiaridad del filme, la elección del director alemán Werner Herzog como villano del show. Escuchar esa voz entre solemne e irónica con la que el cineasta ha narrado sus famosos documentales es una de esas raras locuras que a veces se permite el cine de Hollywood.

Tags: , , , , ,

Category: Críticas, Destacados

Deja un comentario