Intocable: ¿Mozart o Earth, Wind and Fire?

| 7 marzo, 2012 | 0 Comentarios

Fotograma de Intocable

Con una recaudación en Francia que pone los pelos de punta (nueve semanas consecutivas número 1 en taquilla y más de 10 millones de espectadores), Intocable (Untouchables) llega a nuestro país precedida de la buena acogida en festivales como San Sebastián y Cannes, donde fue la sensación de sus compatriotas. La película consiguió el premio a la Mejor Película y a la Mejor Interpretación Masculina en el Festival de Tokyo y ya se preveé que los hermanos Weistein hagan un remake para explotar la historia entre el público americano.

Dirigida por Eric Toledano y Olivier Nakche, Intocable es la gran sorpresa cinematográfica de la temporada en el país galo. ¿Y por qué? Simplemente porque se trata de una comedia sencilla con las únicas pretensiones de agradar y tocar en su justa medida la vena sensible del espectador.

La película se basa en la historia real de Philippe Pozzo di Borgo, un adinerado burgués que se queda tetraplégico tras un accidente de parapente, y Abdel un joven inmigrante procedente de las viviendas sociales contratado para cuidarle. Esta interesante historia dio pie al documental A la vie, a la mort en 2003, cuyas imágenes calaron hondo en ambos directores. Tras varios cortometrajes y algunos largometrajes juntos, por fin en 2011 retomaron la idea de Philippe y Adbel lo que se tradujo en esta película y a través de la cual están recibiendo el merecido reconocimiento actual.

La cinta se sumerge en la temática social recalando en aspectos como la minusvalía, la inmigración, la discriminación y la amistad, pero desde una perspectiva atractiva, fresca y nada victimista. Los personajes rebosan personalidad y llegan al espectador, convirtiéndose en alguien cercano con el que comparten sus problemas y con el que se ríen de ellos. El gran acierto del filme es el tratamiento de sus personajes. Sencillos y brillantes, centran la acción en una inusual historia de amistad que atraviesa barreras discriminatorias y físicas.

La pareja protagonista François Cluzet y Omar Sy son la clave de la película. La química a la vez que la disparidad de caracteres acrecientan aún más si cabe la vena cómica de una relación que arranca carcajadas a la vez que despierta la ternura. Cluzet, afamado actor francés al que podéis ver en películas como Chocolat o Pequeñas mentiras sin importancia, se mete en la piel del tetraplégico Philippe. Encorsetado en una sociedad de alto standing, Philippe debe observar el mundo que le rodea desde su silla de ruedas. La interpretación de Cluzet nos deja ver el sufrimiento, la calma y la impotencia de una persona a la que se le recuerda cada segundo su condición físca. Es cuando irrumpe en su vida el desorientado a la vez que alegre y espontáneo Adbel (Omar Sy), conocido como Driss, que será un soplo de aire fresco para la cuadriculada vida de Philippe. Las magníficas interpretaciones de estos dos actores son el alma de la película.

También es de reconocer el simpático guión de Intocable. Guiños fáciles y pequeños quiebros sencillos para el gran público hacen de ésta una cinta agradable que sin duda dibujará una sonrisa en su cara. La música de Ludovico Einaudi también cumple su papel. No se pierdan está simpática joya del cine francés a medio camino entre Paseando a Miss Daisy y Mar Adentro. La carcajada está asegurada.

Intocable se estrena en España el 9 de marzo.

 

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Category: Críticas, Destacados

Deja un comentario