‘En la casa': Delicioso y perturbador onirismo

| 11 noviembre, 2012 | 0 Comentarios

Los actores Fabrice Luchini y Ernst Umhauer en una imagen de 'En la casa'

Los actores Fabrice Luchini y Ernst Umhauer en una imagen de ‘En la casa’

Flaubert dijo sobre una de sus obras más representativas: “Bovarismo es no estar contento con la realidad, un anhelo de una vida construida sobre ensoñaciones”. Así definía en pocas palabras toda una obra maestra: ‘Madame Bovary’. ¿Y qué otra cosa es la literatura más que el onirismo?

François Ozon nos desvela el arte que ya hicieron suyo grandes escritores como Leon Tolstoi, Victor Hugo y el propio Flaubert en la deliciosa y perturbadora ‘En la casa‘ (Dans la maison). Adaptación libre de la obra de teatro ‘El chico de la última fila ‘ del dramaturgo español Juan Mayorga, la cinta de Ozon nos introduce de lleno en la literatura dentro de la literatura. Un juego de espejos que involucra al espectador llevándole de la mano y soltándole en el vacío para volver a recogerle antes de estrellarse.

El actor Ernst Umhauer como Claude en una imagen de 'En la casa'

El actor Ernst Umhauer como Claude en una imagen de ‘En la casa’

‘En la casa’ es un juego de vouyerismo que nos invita a participar de una adicción hasta introducirnos en la locura de sus personajes. El filme nos mete de lleno en la anodina vida de un profesor de instituto, Germain, interpretado por Fabrice Luchini, que cansado de su propia mediocridad se involucra de lleno con la creatividad de uno de sus alumnos que tiene un don especial para la escritura. Claude, al que da vida el joven actor Ernst Umhauer, relata en sus periódicas redacciones la aparente vida normal de uno de sus compañeros y su familia de clase media. No sin intencionada ironía y un tono neutro que dota de mayor drama a los relatos, Germain se sentirá poco a poco embaucado por la historia de su alumno al mismo tiempo que le ayudará a encarrilar sus redacciones con unas precisas lecciones acerca de la construcción narrativa.

Realidad y ficción se mezclan en esta historia con claros referentes al ‘Teorema‘ de Pasolini, el cine de Woody Allen, Michael Haneke o ‘La ventana indiscreta‘ de Alfred Hitchcock. Una alusión a los grandes del cine al mismo tiempo que se analizan a los principales creadores de la literatura universal, no sin lanzar dardos envenenados a la falsedad del arte moderno y contemporáneo. Todos ellos grandes afluentes que confluyen en el cine peculiar y característico de un director francés con grandes rasgos de cultureta amante de los clásicos y creador de su propio estilo.

Los actores Ernst Umhauer, Fabrice Luchini y Emmanuelle Seigner en 'En la casa'

Los actores Ernst Umhauer, Fabrice Luchini y Emmanuelle Seigner en ‘En la casa’

Así es el cine de François Ozon. El cuidado del guión y la dirección de actores hacen de sus historias películas peculiares y diferentes, siempre apuntando hacia una crítica personal y respetuosa, aludiendo a la ruptura del compromiso ético e introduciendo al espectador en un universo propio que le lleva a hacer todo un recorrido psicológico que abruma.

Además del impecable guión, ‘En la casa’ destaca por las grandes interpretaciones que nos brindan los actores. Destacan los protagonistas Fabrice Luchini y Ernst Umhauer. La veteranía sosegada del primero se enfrenta a la juventud excelsa del segundo. Luchini encarna al individuo distraído y metódico encerrado en un profesor y escritor frustrado, dotando de gran comicidad a la historia.

Kristin Scott Thomas y Fabrice Luchini en una imagen de 'En la casa'

Kristin Scott Thomas y Fabrice Luchini en una imagen de ‘En la casa’

Ésta se vuelve perturbadora con la voz sin alma del estudiante cuya mirada confunde al espectador al mismo tiempo que manipula al resto de los personajes.

En los roles femeninos destacan Kristin Scott Thomas, interpretando a la mujer del profesor Germain y Emmanuelle Seigner, como la imagen de la sufrida madre origen de los anhelos del joven escritor.

‘En la casa’ conforma un juego de paralelismo en el que el lector pasa a ser actor y el espectador se convierte en lector activo. Escudriñar cada recoveco del relato y adivinar dónde termina la realidad y empieza la ficción es a lo que nos invita Français Ozon con esta deliciosa y perturbadora película. En pocas palabras, nos invita a anhelar una vida construida sobre ensoñaciones, que diría Flaubert.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Críticas, Destacados

Deja un comentario