‘El último desafío': Schwarzenegger… pero más pequeño

| 1 febrero, 2013 | 0 Comentarios

Arnold Schwarzenegger en una imagen de 'El último desafío'

Arnold Schwarzenegger en una imagen de ‘El último desafío’

Aunque el panorama pinte más negro que el sobaco de un grillo, la vida sigue ofreciéndonos buenas distracciones, como es el caso del cine. Y este fin de semana la cartelera nos ofrece una buena ocasión para evadirnos… aunque sea durante un par de horas.

Y aunque que no estamos ante el segundo advenimiento (bueno, en realidad, sí, pero únicamente del señor Arnold Schwarzenegger) ‘El último desafío’ es todo un ejercicio de honestidad. Un puro divertimento que, aunque no demasiado agraciado en cuestiones de guión, fotografía o reparto, logra mantener al espectador enganchado gracias a una buena dirección del surcoreano Kim Jee-woon, fichado por Hollywood después de deslumbrarnos con cintas tan recomendables como ‘A Bittersweet Life, ‘Encontré al diablo y, sobre todo, ‘El bueno, el feo y el raro’.

Fotograma de El último desafío

Fotograma de El último desafío

Retirado del cine durante poco más de 9 años, sin contar esas dos apariciones en las dos simpáticas pero condenadamente cutres entregas de ‘Los mercenarios’, Gobernator ha dejado atrás su carrera política para acometer su prometido regreso. Y lo hace recuperando el buen olfato que caracterizó los años dorados de sus carrera (entre 1982 y 1994), uno que jamás tuvo su eterno competidor Stallone, por más que la taquilla sea la que le sonría ahora al italoamericano en lugar de al forzudo austriaco, porque su reentrada en el cine de acción ha pinchado durante su primer fin de semana en Estados Unidos.

El último desafío‘, sin embargo, es mucho mejor que los últimos y muy sobrevalorados esfuerzos del protagonista de Rambo. Bromea, por supuesto, sobre la decrepitud de su protagonista, pero no convierte ese chiste en el motor de la narración, sino en un elemento más de un filme bastante sólido en lo que a entretenimiento se refiere.
Un sheriff, ex agente de policía de Los Ángeles, vive una suerte de dulce retiro en un pueblecito cercano a la frontera mexicana, lugar al que se acerca un narco de origen colombiano huido de la justicia. La tranquilidad del lugar se ve perturbada, como es de esperar, por los secuaces del mafioso, que preparan su paso por la frontera sin tener en cuenta al viejo sheriff, que con la ayuda de sus oficiales y algún que otro excéntrico voluntario intentará impedir que el fugitivo cumpla su objetivo.

Eduardo Noriega en 'El último desafío'

Eduardo Noriega en ‘El último desafío’

Y ese villano de la función no es otro que Eduardo Noriega, que como es habitual en todos los títulos de su carrera, se convierte inmediatamente en lo peor de la película. Aunque la buena noticia en este caso es que su tiempo en pantalla es más bien escaso… y más de uno no podrá reprimir una sonrisa diabólica cuando al cántabro le toca probar los nudillos de Arnie.

Tampoco es que aquí nadie brille especialmente. Todos conocemos las limitaciones dramáticas del protagonista de Terminator, por no hablar de la poca prometedora y cada vez más escuálida Jaimie Alexander (la asgardiana Sif en la versión cinematográfica de Thor), la eterna sobreactuación de Forest Whitaker (El último rey de Escocia, The Shield) o la enfermiza presencia de Johnny Knoxville, sadomasoquista profesional encumbrado gracias a esa cosa llamada Jackass, y que con poco más de 40 aparenta casi los mismos años que Schwarzenegger, visiblemente deteriorado a sus 65. Aunque, eso sí, sin recurrir al botox y a otras sustancias para poder lucir palmito, como es el caso del otro resucitado, Sylvester Stallone.

Pero nadie pretende encontrar actores en estado de gracia. Lo que aquí abunda, a Dios gracias, son persecuciones, tiroteos, mamporros y algún que otro momento cafre bien aliñado con humor. Quizá el talento de Kim Jee-woon sea pasado por alto por los escasos beneficios que la cinta ha cosechado hasta el momento, pero el ex gobernador de California ha querido volver con una película sencilla y humilde, sin mayores pretensiones que las de entretener. Respetando así la inteligencia de sus fans, así como la de aquellos espectadores que aún no lo conocen o, quizá, ya ni se acuerdan de él.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Críticas, Destacados

Deja un comentario