‘El hombre de los puños de hierro': Un Grindhouse con artes marciales de aficionado

| 21 noviembre, 2012 | 0 Comentarios

Rusell Crowe en una imagen de 'El hombre de los puños de hierro' de RZA

Rusell Crowe en una imagen de ‘El hombre de los puños de hierro’ de RZA

Cuando la gente me pregunta si fui a una escuela de cine, siempre respondo: No, fui al cine”, así resume el gran Quentin Tarantino la escuela de la que ha adquirido la base para convertirse en un director de culto. Su visión autodidacta del cineasta independiente ha hecho del creador de Reservoir Dogs una figura de referencia para muchos que empiezan a meter la cabeza en la dirección cinematográfica.

Hay quien se ha tomado al pie de la letra esto de aprender desde la butaca de una sala, con lo que da a entender que cualquiera podría ponerse detrás de las cámaras e incluso escribir el guión de una obra maestra como Pull Fiction o Kill Bill. Así lo debió ver el músico y rapero RZA, que tras algunos flirteos delante de las cámaras, estrena la que es su primera película como director, actor, guionista y compositor. Ahí es nada.

Imagen de 'El hombre de los puños de hierro' con RZA y David Bautista

Imagen de ‘El hombre de los puños de hierro’ con RZA y David Bautista

El hombre de los puños de hierro llega a la cartelera española precedida por el apadrinamiento de Tarantino y con guión de Eli Roth, director de Hostel, que también ejerce de productor. Dos grandes referencias que le han permitido a RZA trabajar entre algodones y realizar lo que él mismo define como su sueño: llegar a ser director de cine. Pero, ¿a qué precio?

Amante de las películas de artes marciales, Robert Fidgeral Diggs, o lo que es lo mismo RZA, siempre impregna de esta pasión todo lo que toca. Ya pudimos ver la clara influencia al cine asiático en algunos de sus vídeoclips dentro de Wu Tang Clan, grupo de hip hop con el que alcanzó la fama. Su debut como actor en El camino del samurai de Jim Jarmuch nos indicaba por dónde iban los tiros de este hombre orquesta que pretende homenajear todo aquello que siempre admiró de grandes del género como Bruce Lee o Lau Kar Leung. Una inspiración, que lejos de ser productiva para RZA, ha desembocado en un cuestionable filme de luchas coreografiadas entre clanes al ritmo de hip hop en la China del siglo XIX.

El debut como director de RZA nos introduce de lleno en una épica historia de enfrentamiento entre un grupo de guerreros y un clan de asesinos que luchan por el poder en un momento de traiciones entre hermanos. El herrero de la comarca (RZA) se verá inmerso en dicha lucha de poderes creando armas de destrucción capaces de terminar con el Imperio a cambio de comprar la libertad de su amada.

Lucy Liu en una imagen de 'El hombre de los puños de hierro'

Lucy Liu en una imagen de ‘El hombre de los puños de hierro

Para esta increíble hazaña RZA ha contado con Rusell Crowe en el papel de Jack Navaja. Una suerte de soldado británico venido a menos, adicto al opio y en busca del oro del Imperio. Un personaje que a medida que avanza la película se desinfla y se queda en segundo plano.

Lucy Liu es Madame Flor, dueña de un lujoso burdel de la ciudad. En un papel que si bien inevitablemente recuerda a O-Ren Ishii, sin duda es uno de los personajes estrella de la película. La recreación del burdel y de los vestidos de las chicas, un acierto dentro del caos que nos ofrece este filme.

La parte fantástica e inverosímil nos viene de manos de los personajes interpretados por RZA y David Bautista, luchador de Wrestling profesional, todo un despropósito.

En definitiva, El hombre de los puños de hierro es una película muy pretenciosa que hace aguas por todas sus partes. Se nota la inexperiencia de su director y la ineficacia del toque Eli Roth en el guión. La historia sin ritmo, sólo atrapa al espectador en dos secuencias bien coreografiadas por Corey Yuen, mientras el resto de la acción decae a lo largo del metraje.

El momento zen de la película choca con la exaltación de la libertad de la raza negra que se marca RZA a la mitad de la película. La mezcla del género grindhouse y artes marciales no acaba de cuajar en esta cinta en la que su director se ha esmerado, pero sin conseguir los resultados deseados. Incluso los temas musicales de The Black Keys, Kanye West, Wiz Khalifa o Mable John en la banda sonora, no salvan a El hombre de los puños de hierro de la quema.

Y es que su director no fue agraciado con aquella inspiración divina de la que hace gala Tarantino cuando nos habla de ir al cine para hacer cine. Esperemos que para sus próximos proyectos como director RZA se deje guiar por los maestros y tenga aspiraciones más humildes sin imitar a los genios.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Críticas, Destacados

Deja un comentario