‘El chico del periódico': Nicole Kidman y Zac Efron, sin miedo al fango

| 14 marzo, 2013 | 4 Comentarios

Nicole Kidman y Zac Efron en 'El chico del periódico''

Nicole Kidman y Zac Efron en ‘El chico del periódico

El gran éxito de Precious en la edición de los Oscar de 2010, donde se llevó dos de las seis estatuillas a las que aspiraba, le abrió las puertas a Lee Daniels, su director, para ponerse al mando de esta adaptación de la novela de Peter Dexter, un proyecto que incluso Pedro Almodóvar contempló dirigir hace años. Presentada en el último festival de Cannes entre abucheos y risas involuntarias, El chico del periódico se ganó los ataques más duros de unos críticos que, en su papel de emperadores romanos del buen gusto, son (somos) capaces de sentenciar con su pulgar la suerte de un filme, a veces con perezosa arbitrariedad.

Quizás los malos comentarios cosechados en la Croisette han acabado por hacerle un gran favor al último trabajo de Lee Daniels, una obra fallida y extraña que, pese a moverse peligrosamente entre lo fascinante y lo ridículo, no es el descomunal desastre que nos habían anunciado. Tal vez me falte el alcance intelectual que dan los años de experiencia festivalera para diferenciar fácilmente lo patético de lo excelso, pero me encantaría conocer el código secreto que capacita a alguien para afirmar sin pestañear que Holy Motors, también en competición en esta edición de Cannes, es el no va más del arte cinematográfico y El chico del periódico un atroz truño. Prefiero pensar que ambas películas comparten unas intenciones que se le escapan al espectador y una voluntad de huir de lo convencional y acomodaticio, en un salto sin red con aciertos y desatinos suficientes para, al menos, valorar lo arriesgado de la propuesta.

Matthew McConaughey y Zac Efron son dos hermanos en 'El chico del periódico'

Matthew McConaughey y Zac Efron son dos hermanos en ‘El chico del periódico

El chico del periódico empieza como una historia de investigación criminal. En los años 70, el periodista Ward Jansen (Matthew McConaughey) regresa a su pueblo natal en Florida para esclarecer el caso de un hombre condenado a muerte (John Cusack) por el asesinato de un policía. Con la ayuda de su hermano Jack (Zac Efron) y de Charlotte (Nicole Kidman), una extravagante mujer con la que el reo mantiene correspondencia, Ward intentará encontrar nuevas pistas que ayuden a determinar si se trata de un falso culpable, a la vez que revive viejos fantasmas del pasado.

Estructurada a partir de la narración inverosímilmente omnisciente de la criada de la familia Jansen, encarnada por la cantante Macy Gray, la trama detectivesca de El chico del periódico y su desarrollo es en realidad lo que menos le importa a Lee Daniels, que se adentra en múltiples meandros antes de resolverla casi por obligación. Al igual que en Precious, donde el simplón componente melodramático de la historia se sorteaba gracias a las alucinadas visiones de su protagonista y los toques de terror familiar, aquí la pintura de ambientes pesa más que las acciones.

Los terrenos pantanosos en los que se mueven los personajes de El chico del periódico permiten a su director concebir las imágenes impactantes y mórbidas que tanto le gustan. A Daniels le tira el fango y la putrefacción, y toda la película supura un agobiante hedor, tanto físico como moral, que acababa empapando a un espectador que se pasa con los ojos como platos la mayor parte del metraje. La terrorífica imagen de Mo’nique comiendo muslos de pollo de Precious cede el testigo a un repugnante John Cusack con los pantalones manchados tras una eyaculación; a un Matthew McConaughey brutalmente sodomizado, a una lluvia dorada de Nicole Kidman sobre Zac Efron y a otros tantos escupitajos audiovisuales pujando por entrar directamente en el altar de la cultura camp.

Crítica de la discriminación racial sureña, relato de iniciación, guiños a la Lolita de Nabokov, retrato de época… En El chico del periódico conviven demasiadas películas, sin que lleguemos a saber realmente lo que Lee Daniels nos quiere contar. Frente a tantas incógnitas, algunas evidencias:  Nicole Kidman demuestra que puede con todo en su tremenda, y tremebunda,  recreación de una Barbie white trash; y Zac Efron, que recuerda a un joven Alain Delon, se ha hecho mayor como actor y la cámara lo quiere, sobre todo en calzoncillos. Pero si algo nos queda claro al acabar la película es que esto va de pulsiones irresistibles: las de Lee Daniels, las de sus personajes y las de sus críticos. Cada uno con sus filias y fobias.

Tags: , , , , , , ,

Category: Críticas, Destacados

Comentarios (4)

Trackback URL | Comentarios RSS Feed

  1. I’m often to blogging and i really appreciate your content. The post has certainly peaks my interest. I am going to bookmark your web page and maintain checking for new information.

    [url=http://christianlouboutinnewa.10001mb.com]christian louboutin simple pumps[/url]

  2. うわー! 結局私はどこから WebサイトWebサイトブログ私が得た実際|本当に役立つ 取得 取る事実 について私の研究と知識に関する。
    国内即発 新作 メンズ レディース

  3. こんにちは!私の誰かMyspaceのグループは、この共有|私たちとサイトのウェブサイトを私はを見てみましょうに来ました。情報を| 愛する楽しむ私は間違いです。 と私の信者にこれをツイートされます私は今! 優れたブログや極上 デザインとスタイル。
    国内即発 格安 激安

  4. ! 維持し続けてくださいラヴィンそれ!
    国内即発 限定saleお得

Deja un comentario