“Capitán América: El Soldado de Invierno”: Fangasmo

| 21 marzo, 2014 | 0 Comentarios

El Capi, haciendo lo que puede por frenar el avance de El Soldado de Invierno.

El Capi, haciendo lo que puede por frenar el avance de El Soldado de Invierno.

Fangasmo:  Culminación placentera de las expectativas de un aficionado (No confundir con Fangasm, el reality de Syfy).

Buenas noticias: si el cine de supérhéroes tocó techo con Los Vengadores, vuelve a hacerlo con Capitán América: El Soldado de Invierno. Es oficial. Marvel Studios ha creado la mejor franquicia cinematográfica de la historia del cine. Y, ojo, que digo Marvel Studios. No me refiero a lo que le está haciendo Sony al pobre Spider-Man y, ni mucho menos, las atrocidades sistemáticas a las que viene sometiendo Fox tanto a los X-Men como a Los 4 Fantásticos (afortunadamente, Daredevil y Elektra han vuelto a casa tras su breve pero traumático paso por la misma casa).

Marvel Studios ha producido Los Vengadores, la trilogía de Iron Man, El Increíble Hulk, las dos entregas de Thor y las dos primeras películas de Capitán América. Y tiene a la vuelta de la esquina Guardianes de la Galaxia. Todas ellas comparten el mismo universo y están interconectadas entre sí por diferentes personajes, organizaciones y circunstancias. En manos ahora de Disney, Marvel Studios se diferencia de sus competidores no sólo por su independencia creativa, sino por su afán en hacer honor a los cómics que adaptan. No son integristas, pero nunca traicionan la obra original. Actualizan conceptos y los transforman lo justo para hacerlos creíbles en su versión de carne y hueso. Eso sí, siempre apelando al universo fantástico del que parten. No juegan a ser realistas. Son prácticos. Nada pretenciosos. Y su gran objetivo es entretener y lograr la complicidad con el espectador, sea creyente o no. Es decir, lea o no los tebeos que inspiran esas películas.

Los protagonistas de Capitán América: El Soldado de Invierno.

Los protagonistas de Capitán América: El Soldado de Invierno.

Su éxito artístico, a estas alturas, es innegable, pero lo más importante es el aplauso, normalmente unánime,  que reciben por parte del público y la crítica. Y con razón. Es cine de género extraordinariamente realizado, entretenimiento de lujo que nunca toma el pelo al respetable y que, a medida que crece, película a película, gana en riqueza y profundidad, al igual que el universo editorial del que parte. En este sentido, Capitán América: El Soldado de Invierno se erige como perfecta prueba de semejante experimento cinematográfico. Lo que pasa aquí tendrá consecuencias en la mayor parte de las películas que Marvel Studios tiene en preparación, y es consecuencia directa de lo que hemos visto en anteriores títulos de la misma franquicia. Ahora bien, y lo que es más importante: es una película que puede disfrutarse independientemente, comprensible y satisfactoria por sí misma, aunque, como es norma en el Universo Marvel, forma parte de una historia mucho mayor. Es parte de la magia de este invento. En Marvel la historia continúa. Siempre continúa.

El Capi no está a gusto con lo que se cuece dentro de S.H.I.E.L.D.

El Capi no está a gusto con lo que se cuece dentro de S.H.I.E.L.D.

No fácil hacer realidad un proyecto así. Con tantas ramificaciones hacia el pasado como al futuro, pero sin descuidar lo que se están contando en el presente. Esto era un problema obvio de Iron Man 2. Y está claro que han aprendido de ese error para esta primera secuela de las aventuras en solitario del Centinela de la Libertad. Steve Rogers, convertido en instrumento de propaganda durante la Segunda Guerra Mundial y redimido entonces como héroe de guerra, sigue teniendo muchas dificultades en adaptarse a la vida del siglo XXI tras permanecer congelado cerca de 70 años. Los poderes fácticos le necesitan cerca por su valor como icono y su potencial como supersoldado, pero Rogers se muestra abiertamente asqueado por el equilibrio del terror que domina las relaciones internacionales de Estados Unidos en la actualidad. Las cosas ya no se rigen por los valores morales de antaño. Huele a corrupción a su alrededor y se siente una marioneta en manos de poderosos. Para colmo de males, ahora le van a poner dos tazas del mismo veneno cuando Nick Fury le pide ayuda al descubrir que S.H.I.E.L.D, la organización internacional de intervención, pacificación y espionaje de la que forma parte, puede estar infestada de topos.

Joe y Anthony Russo, directores de la simpática Bienvenidos a Collinwood, allá por 2002, aunque más recientemente vinculados como realizadores a proyectos televisivos tan prestigiosos como Community o Arrested Development, han sido la apuesta de riesgo para la ocasión de Marvel Studios, y la jugada les ha salido bastante mejor que con el discutible trabajo de Alan Taylor para Thor: El Mundo Oscuro (un producto digno, pero claramente menor). Los Russo tienen un nervio y una contundencia filmando acción que hacía tiempo no se veía en Hollywood (y la escena del ataque contra Nick Furia en la primera media hora del film me atrevería a calificarla de clásico instantáneo). Por supuesto, saben dirigir actores, y el guión de la película, que al igual que Capitán América: El Primer Vengador, firman Christopher Markus y Stephen McFeely (visibles aquí, por cierto, en un breve cameo), no desatiende a los personajes. De hecho, refuerza algunos, como es el caso de Natasha Romanoff, alias la Viuda Negra, que en manos de Joss Whedon en Los Vengadores ya brillaba lo suyo, pero que en esta ocasión se acerca bastante más a la espía ambigua e implacable de los cómics originales. Y que el espectacular físico de Scarlett Johansson contribuye a hacer más real todavía. Uno de los muchos aciertos del reparto, otro de los puntos fuertes de Marvel Studios.

Robert Redford es Alexander Pierce.

Robert Redford es Alexander Pierce.

Chris Evans resulta una vez más perfecto en la piel del Capitán América, carisma  y presencia, sensibilidad y contención dramática, una empresa nada fácil para hacer que el Capi sea alguien a quien se coge cariño en lugar de objeto de mofa o desdén por la arrogancia de su uniforme… y alias. Robert Redford se revela como un excelente complemento a la trama del film, homenajeando por el camino ese cine conspiranoico de los setenta, como Los tres días del cóndor, que él mismo protagonizó, o El último testigo, por citar otro hito del subgénero. No nos olvidamos tampoco de Anthony Mackie, un idóneo Sam Wilson, es decir el Halcón. Personaje actualizado, que no descuidado. Sigue siendo ese hombre preocupado por los problemas más cotidianos de los que le rodean, aunque totalmente comprometido a la causa del Capi, con el que entabla una amistad espontánea y sincera, igual que el cómic. Emily Van Camp, la repelente protagonista del culebrón televisivo Revenge, aunque no apasiona si demuestra ser una adecuada Sharon Carter, la agente 13 de S.H.I.E.L.D y probable interés romántico del héroe, y la presencia de viejos conocidos como Samuel L. Jackson dan más credibilidad aún al conjunto. Otras incorporaciones y apariciones es mejor no revelarlas , de momento, para no estropearle a nadie la sorpresa.

La película sigue muy de cerca el argumento de los 14 primeros números escritos entre 2005 y 2006 por Ed Brubaker para la serie mensual del Capitán América, aunque echando mano del factor sorpresa para que los hardcore fans del cómic no se aburran. De hecho, introduce conceptos que Jonathan Hickman, otro guionista Marvel hoy en alza, ya dejó caer hace pocos años en Guerreros Secretos, otra serie muy vinculada a S.H.I.E.L.D. y las organizaciones secretas que manejan los hilos en las sombras, y a las que Marvel Studios está dando la atención que merecen en su universo cinematográfico. Así que ojo a las dos propinas que reservan los títulos de créditos finales de la película, abriendo camino hacia Los Vengadores: La Era de Ultrón y la tercera entrega de Capitán América que se estrenará en mayo de 2016. Un servidor, con lo que ha disfrutado con esta nueva entrada en el cada vez más grande y rico Universo de Marvel Studios, cuenta los días para la llegada de los siguientes capítulos. Y la proxima parada no podría ser más prometedora: Guardianes de la Galaxia.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Category: Críticas, Destacados

Deja un comentario