‘Bestias del sur salvaje': un poema triste y bello

| 24 enero, 2013 | 0 Comentarios

Quvenzhane Wallis en Bestias del sur salvaje

Quvenzhane Wallis en Bestias del sur salvaje

De la inmundicia y la tragedia humana, surge la bella Bestias del sur salvaje. Benh Zeitlin dirige la fábula de la pequeña Hushpuppy (Quvenzhané Wallis) que comienza su viaje iniciático de la vida de la manera más cruel posible, mientras su padre cae enfermo y su mundo se desmorona por un desastre natural

Con reminiscencia al desastre del Katrina que asoló Nueva Orleans en 2005, Benh Zeitlin da continuidad al corto Glory at Sea donde retrató de manera brillante y personal la catástrofe. El director vuelve a ese mundo imaginario de personas extraordinarias que lo pueblan, con anclas en el mundo real, para amenazarlo con una nueva tormenta. Pero ésta es la historia de la pequeña Hushpuppy, de seis años, que cuando comienza a descubrir de qué va la vida en La Bañera, un lugar ficticio parecido a las zonas pantanosas de Luisiana, se empieza a derrumbar. Hushpuppy emprende un viaje épico para poner en orden el universo.

La joven Quvenzhané Wallis, que interpreta a Hushpuppy, es la protagonista absoluta de la película. Su voz pone la poesía a un duro relato convirtiendo los fotogramas en bellas figuras retóricas que conforman una mágica fábula.

Bestias del sur salvaje tiene algo de El viaje de Chihiro. Benh Zeitlin no viaja tan lejos como Hayao Miyazaki a un mundo tan fantástico, pero su filme tiene un toque de realismo mágico. La mirada de la protagonista convierte La Bañera en un lugar situado entre la imaginación infantil y la realidad más hostil. Zeitlin logra obtener casi un cuento para niños sino fuera por la crudeza de la historia.

Como suele suceder en las óperas primas, Bestias del sur salvaje tiene frescura y un punto de originalidad. Sin embargo, en alguna parte del metraje baja la intensidad del relato. Puede que el mensaje ecologista y la abundancia de imágenes metafóricas que ralentizan el ritmo de la película terminen por exasperar a más de un espectador. Pero compensa su visionado por algunas secuencias que demuestran el buen hacer del director y su sentido estético embellecido por la excelente fotografía de Ben Richardson y por una banda sonora que consigue llenar de épica la película.

Desde que el año pasado Bestias del sur salvaje triunfara en el Festival de Sundance, se ha convertido por derecho propio en la gran película indie del año pegando el campanazo en las nominaciones de los Oscar al lograr cuatro candidaturas de las más prestigiosas. Como no podía ser de otra manera, Quvenzhané Wallis está nominada a mejor actriz por su portentoso papel lleno de personalidad. ¿Quién no se llevaría a Hushpuppy a su casa?

Tags: , , , , , , , , ,

Category: Críticas, Destacados

Deja un comentario