‘Albert Nobbs': ¿Glenn o Glenda?

| 25 enero, 2012 | 2 Comentarios

Albert Nobbs con Glen Close

A pesar de las apariencias, sería injusto acercarse al último trabajo de Glenn Close como si fuera sólo un mero vehículo de lucimiento personal concebido para que su estrella principal siga llenado su estantería de premios.

Conocida por las generaciones más jóvenes por el personaje de la desalmada abogada Patricia Hewes de la serie de TV Daños y perjuicios, la actriz se ha reservado un papel bombón para su gran vuelta al cine, un medio en el que hacía al menos una década que no nos regalaba una interpretación para recordar. Además de protagonizarla, Close produce, guioniza y coescribe la canción principal de esta historia sobre una mujer obligada a fingir que es un hombre para poder trabajar como mayordomo en un lujoso hotel del Dublín del siglo XIX.

Este afán acaparador, a priori, nos olía a descarado proyecto de vanidad. Sin embargo, visto el resultado, no nos queda más remedio que quitarnos el sombrero –en este caso el bombín – por la excelente prestación de la Close. Con una expresividad limitada por el maquillaje, la actriz saca el máximo partido a su mirada para expresar los sentimientos de un personaje de rostro hierático, pero habitado por un rico mundo interior que se va descubriendo poco a poco. A través de unos ojos que parecen los de un cuerpo humano encerrado en una figura de cera, somos partícipes de lo que bulle dentro de Albert Nobbs. Primero de su miedo a ser descubierto, luego de su ilusión por cambiar de vida, su decepción por no ver sus sueños cumplidos y, finalmente, de una extraña serenidad ante lo inevitable.

La interpretación de Glenn Close resulta aún más sorprendente si la comparamos con los papeles que le dieron la fama. Actriz especializada en encarnar roles femeninos antipáticos o pérfidos, la que fuera Cruela de Vil en la versión cinematográfica de 101 dálmatas y la sibilina Madame de Merteuil de Las Amistades peligrosas encuentra en Albert Nobbs su personaje más empatizable hasta la fecha, de una fragilidad extraña e intrigante.

Pero no todo el mérito recae en Close. Janet McTeer, candidata al Oscar en el año 2000 por Tumbleweeds, y Mia Wasikowska (Jane Eyre) le dan muy bien la réplica como los dos personajes que hacen que Nobbs salga de su ostracismo y saque, aunque sea tímidamente, sus sentimientos. Más allá del papel funcional de sus roles como detonante del cambio en el devenir del protagonista, ambas actrices representan a la perfección la mirada del propio espectador, a la vez perpleja y maternal frente a la figura de Albert.

Junto a este excelente trabajo actoral, la labor de Rodrigo García en la dirección se mantiene discreta, consciente tal vez de que la fuerza del personaje principal y de su historia no requiere más que una buena caligrafía, sin subrayados ni excesivas marcas de autor. En este caso, es de agradecer esta mano casi invisible detrás de las cámaras de un director que, en Madres e hijas, su último trabajo, exageró demasiado las notas en aras de una falsa trascendencia. Al igual que ocurre con el rostro de Glenn Close, todo queda supeditado a esa pequeña gran mujer llamada Albert Nobbs.

Albert Nobbs se estrena en España el 27 de enero.

 

Tags: , , , , , , , ,

Category: Críticas

Comentarios (2)

Trackback URL | Comentarios RSS Feed

  1. carmen ibáñez dice:

    Amparos, me han dao ganas de verla!!! pero soy incapaz de encontrar más críticas amparadas, yo quería leer también lo de los globos de oro.
    …Menos mal que tenemos aquí una mente maravillosa….

  2. carmen ibáñez dice:

    Otra cosa: a mí siempre me ha parecido muy guapa, como Laporta y Puyol, que también tienen su gracia…

Deja un comentario