“Al filo del mañana”: Lo que necesitas es matar

| 31 mayo, 2014 | 0 Comentarios

Emily Blunt y Tom Cruise, la última esperanza de la Humanidad. En serio.

Emily Blunt y Tom Cruise, la última esperanza de la Humanidad. En serio.

Sí, es lo que piensas. Esto es un Atrapado en el tiempo (es decir, El día de la marmota) en clave de ciencia ficción. ¿Ventajas? Para empezar, no sale Andie MacDowell, lo que es un avance mayúsculo. Por otro, no hay babas, porque a fin de cuentas, el clásico de Harold Ramis, por muy divertido que fuera en su mayor parte, acababa por convertirse en la comedia romántica almibarada de toda la vida. No, aquí el cóctel resulta más atinado: mucha acción, mucho humor, lo justo de romance y, lo más importante de todo, una ciencia ficción delirante con alma de  pulp. En resumen, una delicia.

Y Tom Cruise apenas molesta. Sí, lo veréis corriendo, perdiendo los nervios en su línea habitual, seduciendo a todo hijo de vecino, y por supuesto siendo el mejor del mundo en lo que hace, aunque esta vez le va a costar bastante más que otras veces. Pero no hay que negarle a la estrella de Top Gun su inteligencia para adaptarse a los tiempos que corren. Cruise se está reciclando como actor a su manera. No renuncia a ser el héroe, pero comienza a a elegir los proyectos con el ojo puesto no sólo en su madurez, sino en las tendencias de hoy en día. Y, aparte de la acción de toda la vida de cintas tan apreciables como Jack Reacher o la última secuela de Misión: Imposible, Cruise se ha hecho un hueco en el moderno cine de ciencia ficción con dos títulos más que dignos: Oblivion y este Al filo del mañana. Dos película divertidísimas que, aparte de un envoltorio de lujo, ofrecen más de una sorpresa al repsetable , todo un logro en estos tiempos de cinismo donde hasta el espectador menos avezado se considera a sí mismo perro viejo.

Emily Blunt, la gran heroína de la guerra contra los alienígenas.

Emily Blunt, la gran heroína de la guerra contra los alienígenas.

No tendría ninguna gracia destriparle la película a nadie y, aunque los avances cinematográficos de esta adaptación de la novela de Hiroshi Sakurazaka All You Need is Kill revelan ya bastante, sólo conviene decir a los que tengan alguna duda que la historia se ambienta en un futuro cercano, en el que la tierra está sufriendo una invasión extraterrestre atajada con armamento de última tecnología y un aparato propagandístico al frente del cual se encuentra un oficial más versado en relaciones públicas que en el combate. Hasta que un día es enviado a primera línea de fuego. Entonces, cuando las cosas parecen salidas de madre definitivamente, empieza el verdadero embrollo. Y es que el terrible día en que deberá estrenarse como soldado raso acabará por repetirse una y otra vez. La cuestión es saber por qué y, más relevante aún, para qué.

Con unos primeros cinco minutos que auguran lo peor, el manido montaje televisivo para poner la invasión alienígena y la contraofensiva humana en contexto, la cosa se endereza rápidamente en cuanto el argumento enseña sus cartas, es decir, cuando Tom Cruise se sienta a hablar con el siempre brillante Brendan Gleeson. Y es que al eficaz guión, reescrito, por cierto, por Christopher McQuarrie, cada vez más indispensable para Tom Cruise  (aparte de responsable de Jack Reacher, prepara ya la quinta entrega de Misión:Imposible), hay que sumar un reparto repleto de aciertos. Emily Blunt (El diablo viste de Prada) convence como heroína de acción, Bill Paxton (Aliens, Agentes de S.H.I.E.L.D.) derrocha carisma y buen hacer y Noah Taylor (Juego de tronos, Life Aquatic), a pesar de su breve papel, da credibilidad a esas siempre tan engorrosas escenas en las que hay que explicarlo todo.

Tom Cruise, listo para recibir instrucción por parte de Bill Paxton.

Tom Cruise, listo para recibir instrucción por parte de Bill Paxton.

Pero esto no es ciencia ficción con pretensiones. La película antepone la diversión, las sorpresas y el puro espectáculo a cualquier ramalazo de pomposidad, algo en lo que flaqueaba Oblivion, dicho sea de paso. Y aunque la resolución sea algo forzada, deja buen sabor de boca precisamente porque todo respira una contagiosa ligereza, y eso a pesar de sumergirnos en lo más cruento de una invasión extraterrestre que ha sumido el mundo en una guerra sin cuartel. Porque aquí no faltan batallas, muerte y destrucción. Las hay, y a porrillo. Lo dicho, sus responsables han sabido dar con la fórmula exacta para convertir este Al filo del mañana en uno de los mejores entretenimientos que llevarse a la boca este verano. Que ustedes lo disfruten.

 

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Category: Críticas, Destacados

Deja un comentario